Amman, la ciudad que guarda siglos de historia

Queridos Cucu Travelers ya es temporada vacacional y eso solo puede significar un cosa: ¡viajar! Y yo ya estoy viajando por tierras jordanas y por aquí les compartiré mis experiencias, en este post les platicaré sobre mi primera parada, La Ciudadela de Amman.

Amman, la ciudad que guarda siglos de historia

Imagen propiedad de Emilio Guerra Romera.

El área conocida como la Ciudadela se encuentra en la colina más alta de Amman, Jebel al-Qala’a (alrededor de 850 metros sobre el nivel del mar), y es el sitio de la antigua Rabbath-Amón. Ocupado desde la Edad del Bronce, rodeado por un muro de 1.700 metros de longitud, que se reconstruyó muchas veces durante las Edades de Bronce y Hierro, así como el romano, bizantino y períodos omeyas.

Hay mucho que ver, pero los lugares más sorprendentes de la Ciudadela son el Templo de Hércules y el Palacio Omega. Los artefactos que datan de la Edad del Bronce (expuestos dentro de un pequeño museo arqueológico) muestran que la colina era una fortaleza y/o ágora (espacio abierto para el comercio y la política) durante miles de años.

Amman, la ciudad que guarda siglos de historia

Imagen propiedad de Emilio Guerra Romera.
“Entrada a la ciudadela y distintos nombres adoptados por la ciudad en diferentes periodos de ocupación”.

  El Templo de Hércules

Los dos pilares de pie gigantes son los restos del templo romano de Hércules. Una vez conectado al Foro (centro), el templo fue construido durante el reinado del emperador romano Marco Aurelio (161-80 dC). Los únicos restos evidentes son partes del podio y las columnas, que son visibles desde toda la ciudad.

También hay un remanente de una mano de piedra tallada, perteneciente a la gigantesca estatua de Hércules que muestra el nivel de detalle que habría adornado el templo en sus días de gloria. Muy cerca se encuentra un mirador con vistas panorámicas de la zona del centro, donde se puede observar la ciudad color ocre y una monumental bandera de Jordania inscrita en el récord Guinness.

  Palacio Omeya

Lo más impresionante es la serie de edificios históricos de la Ciudadela que se centran alrededor del Palacio Omeya, detrás del Museo Arqueológico Nacional. Se cree que es el trabajo de los omeyas árabes y que data de alrededor del año 720, el palacio era un extenso complejo de edificios reales y residenciales y que una vez fue el hogar de la gubernatura de Amman.

Su vida fue corta debido a que fue destruido por un terremoto en el año 749 y nunca fue reconstruido totalmente. Desde el sur, el primer edificio importante es la sala de audiencia en forma de cúpula, diseñada para impresionar a los visitantes al palacio real. La mayor parte intacta de los edificios en el sitio, la sala tiene la forma de una cruz, lo que refleja la iglesia bizantina sobre el que fue construido.

Un patio al norte de la sala conduce a una calle de aprox 10 metros de ancho, forrado con numerosos arcos y columnas, y flanqueado por edificios residenciales y administrativos. Más al norte, estaba la residencia del ex gobernador, que incluye la sala del trono.Al este de la sala de audiencias esta la Cisterna de los Omeyas, un enorme agujero circular con escaleras que conducen a la parte inferior, que suministraba agua al palacio y sus alrededores.

El pequeño disco en el suelo en el centro una vez apoyó un pilar que se utilizó para medir los niveles de agua. Cerca del museo, al sur, se encuentra la pequeña basílica bizantina, la mayor parte de ella destruida por los terremotos. Data del 6 o el 7 siglo I dC, y contiene unos mosaicos interesantes. #CucuTraveler

Gracias por leerme y no se pierdan las reseñas de mis siguientes destinos. Pueden seguirme en Twitter e Instagram para ser parte de este increíble viaje.

signature6a

Viajando con mil y una restricciones
Remedios mexicanos infalibles para curar la cruda

Deja un comentario