El arte de hacer tormentas en vasos de agua

Armarla de pedo por una estupidez y dejar que el problema escale hasta límites insospechados, es un arte por muchos conocido y perfeccionado.

El arte de hacer tormentas en vasos de agua

Imagen tomada de stephanieleidang.blogspot.mx

Hace unos días alguien me platicaba sobre un problema que tuvo con una prima que más bien es como su hermana, aquello era digno de una telenovela, los gritos y los insultos de un momento de ira, se convirtieron en semanas de silencio y absoluto alejamiento. Se bloquearon en whatsapp y se borraron en Facebook, pero mantienen su amistad en Instagram para dedicarse indirectas.

Hasta aquel momento ninguna de las dos partes parecían tener planes a corto plazo para volver a dirigirse la palabra y, mucho menos, para reconciliarse.

Después de escuchar atenta cada detalle del asunto, aún tenía una gran duda ¿por qué pelearon de esa manera? ¿Qué provocó aquel problema de dimensiones dignas de Nostradamus?

   ¡¡¡UN COJÍN!!!

¿Es en serio? ¿Un cojín? ¿Pues de que era el cojín? ¿De oro? O ¿por que un cojín es razón suficiente para que dos primas/hermanas se peleen y se dejen de hablar por semanas?

Bueno, pues resulta que el perrito de una de ellas hizo de sus gracias con el cojín de la otra. La dueña del bendito cojín se enojo y dijo algo como “eso pasa porque no educas bien a tu perro” y la dueña del causante del conflicto se sintió ofendida y el resto es historia…

Entonces recordé aquel hermoso dicho de “hacer tormentas en vasos de agua” y lo mucho que nos gusta ponerlo en práctica. Armarla de pedo por una estupidez y dejar que el problema escale hasta límites insospechados, es una especialidad de muchas personas y un error en el que todos, aunque sea una sola vez, hemos caído.

Que un perro haga de sus gracias en tu cojín favorito es motivo de enojo, si. Que una persona te diga que no educas bien a tu perro, también puede ser molesto, pero ¿es esto razón suficiente para mandar a la fregada una relación de toda la vida?

Las susodichas, en medio de su enojo, dirían que si y sacarían una lista eterna de razones absurdas que justifiquen su exageración “hace 7 años se puso mi vestido y lo rompió, en Abril del año pasado le dio like a la foto de Juanchita que me cae mal, se fue a Acapulco y no me invito…” pero dejando la ira de lado y siendo racionales, la respuesta es ¡NO! ¡OBVIO QUE NO!

Y es ahí donde está el meollo del asunto, muchas veces estamos tan enfrascados en el “me dijo, le dije, me hizo…” que perdemos por completo la noción de lo que realmente provocó el problema y le damos demasiada importancia a algo que en realidad no la tiene. Sacamos por completo de contexto la situación y la llevamos al extremo.

Tan fácil que era dejar pasar unos días, pedir disculpas, llegar a un arreglo sobre el cojín dañado, perdonar y dejar de lado el incidente, pero no, ambas -como muchos de nosotros en ciertos momentos- optaron por hacer de un hecho molesto, una auténtica tragedia griega en la que el orgullo y el enojo se antepusieron a la racionalidad y lo que en realidad importa.

Esto es un pequeño recordatorio para que la siguiente vez que tengas un problema con alguien que quieres, tu mamá, tu hermano, tu amiga, tu pareja, no hagas una tormenta en un vaso de agua, no pierdas la perspectiva y saques de contexto el asunto hasta llevarlo a una zona en la que tu relación con esa persona peligre.

No pierdas personas y relaciones importantes por tonterías, por situaciones que, por molestas que sean, en comparación con la relación que tienes con esa persona, son nimiedades.

No olviden Cucus que #DelCaosNacenLasEstrellas

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me
Cómo saber cuando es momento de decirle adiós a nuestro perro
Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: