Lorena García

Autor: Lorena García

La vida me llevó a ser comunicóloga, pero soy tenista por elección y pasión. Amo las películas y series, y en mis favoritas encuentro algo que me define. Me encanta usar prendas y accesorios que reflejan mi personalidad y combinarlas con aquellas que la desafían. Viajar es mi máximo, cocinar mi reto, la música mi terapia, mi familia mi apoyo, mis amigos mi alegría y ser feliz mi objetivo en la vida.

Hombres y mujeres; amigos o algo más

¿Las amistades entre hombres y mujeres pueden ser reales? Una pequeña reflexión acerca de este gran dilema.

Para los que no lo saben, en un poco más de dos meses me voy a casar. ¡Yei, que emoción!

Por lo que, fuera de los preparativos de la boda, para poder casarnos por la iglesia, hemos tenido que asistir a algunas platicas pre-matrimoniales como parte del proceso.

En una de éstas pláticas, uno de las personas que la estaba impartiendo comentó algo que de verdad me llamó mucho la atención y sobretodo me sorprendió mucho, dijo que en la sociedad, no solo dentro de la iglesia, aún es mal visto la relación de amistad entre un hombre y una mujer y más si tienen parejas respectivamente.

El señor de las pláticas se refería a los amigos de una mujer o amigas de un hombre como tentaciones, como aquella serpiente que tentará a nuestro ser querido a hacer algo indebido.

Esta afirmación no solo fue una gran sorpresa tanto para mi novio como para mi; si no que aparte, me llevó a pensar que hoy en día aún se cuestiona mucho si un hombre y una mujer pueden ser amigos, o si siempre existirá una atracción sexual o física que les impida crear una relación de amistad, aunque las personalidades, actitudes y química sean incompatibles.

Cuantas veces no hemos escuchado por experiencia propia o ajena el típico “desde que ando con ella, ya no tengo amigas”, “odio a las “amigas” de mi novio”, “¿seguro que solo es tu amiga?”, “se hablan mucho para ser amigos” o “se la pasan muy juntos, seguro se gustan” lo que nos hace ver que la mayoría de las personas cree esto.

Déjenme decirles que trabajo en un medio donde la población masculina es mucho más grande que la femenina, por lo que las relaciones de amistad entre hombres y mujeres suelen ser muy frecuentes y más cuando pasas mucho más tiempo con estas personas que con tu propia familia.

Desde siempre me he llevado un poco más y mejor con hombres que con mujeres; mi primer amigo en la vida fue un niño que hasta el día de hoy es uno de los hombres que más quiero, mi primer opción para la fiesta, mi consejero con algunas cuestiones de mi relación, es un gran amigo; claro sin hacer menos a mis amigas.

Me parece ridículo que la gente empiece a cuestionar una amistad por la forma en que se hablan, el tiempo que pasan juntos o inclusive por la forma en que se tratan.

Creo que una relación amorosa o sexual va mucho más allá de la simple convivencia, para que esto se dé, debe existir una chispa, una gran compatibilidad, un deseo, una atracción, una comprensión inigualable y una conexión única; y créanme que eso no se da a diario y con cualquier persona.

Quiero mucho a mis amigos hombres y me llevo increíble con muchos de ellos; sin embargo, jamás me vería andando y mucho menos teniendo una relación amorosa o sería con ellos.

En esta plática que les cuento, el señor decía que la solución a estas tentaciones o serpientes era tan fácil como estar todo el tiempo pegado a tu pareja, acompañarla a todos lados y no dejar que saliera con sus amigos; a lo que mi novio contestó “eso no es amor y ahí hay un problema de confianza”; no podía estar más de acuerdo.

A lo que voy con todo esto, es que el ser humano por naturaleza es un ser social que necesita de relaciones para vivir sin importar el género.

Entonces, ¿los hombres y las mujeres pueden ser grandes amigos sin que exista una atracción o tensión sexual? Se han hecho estudios que demuestran que esto no es posible, con sus variables claro está;  pero según expertos, una amistad entre una mujer y un hombre siempre acabará en romance; por otro lado, si me lo preguntan a mí yo estoy convencida de que sí.

Todos tendremos una postura y opinión acerca de esto pero de nada nos sirve preocuparnos o pensar mucho más las cosas. Dejemos de complicarnos la vida, de crear drama donde no lo hay, de generar conflictos, de arruinar relaciones por suposiciones o sospechas inciertas; de pensar mal de nuestra pareja, de crucificar a los amigos de ella o las amigas de él.

Románticamente, quien realmente quiera estar contigo lo estará con amor y confianza; quien quiera ser tu amigo te lo dirá y quien quiera ser algo más, también. Tan sencillo.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

Una boda por planear: el menú, las flores y el mobiliario

Una boda no es real hasta que pruebas la comida que servirás, las flores que adornarán y los muebles que vestirán.

Foto tomada de Pinterest.com

Hace ya casi un año cuando empezamos a planear la boda; la degustación, las flores y el diseño de la boda era algo que se veía muy muy lejos. Según lo que había leído en varios lugares, esto casi siempre es lo último que se escoge.

Hace un par de semana, cuando pensé que la planeación de la boda estaba en stan by, recibí un mail de Dani, mi coordinadora de evento, en el cual me daba una de las noticias más emocionantes. ¡Teníamos fecha para la degustación!

Después de acordar hora, me mandó un gran menú de entradas, sopas, platos fuertes de res, platos fuertes de pollo, platos fuertes de pescado, guarniciones y postres; además de una solicitud de referencias de lo que quería para los centros de mesa, todo fue bastante abrumador.

En ese momento me di cuenta que elegir el menú de la boda, no sería tan sencillo como pensaba. Se imaginan darles gusto a 250 personas, pensar en los gustos y necesidades de cada uno de sus invitados, parecía una tarea imposible.

No les voy a mentir, ese menú lo ignore una semana entera ya que con solo pensar en él, el estómago se me revolvía y me daba el estrés que no sentía desde meses atrás.

Con la ayuda de Jacobo, mi suegra, mis papás y unos cuantos amigos colados, logré escoger 2 entradas, 2 sopas, 3 platos fuertes y 3 postres para que con suerte de toda esa comida saliera el menú que se serviría el día de uno de los días más esperados de mi vida.

El domingo 26 de febrero nos dimos cita para degustar toda esa comida que había ordenado. Al llegar me topé con la sorpresa de que no solo comeríamos, sino que también ese mismo día decidiríamos sobre todo el mobiliario de la boda y las flores que adornarían cada espacio y rincón.

Los que me conocen saben que si me gusta algo no dudo dos veces en escogerlo, por lo que estas tareas se hicieron bastantes sencillas. No soy experta pero si les puedo dar algunos consejos que aprendí ese día.

Menú

  • no te estreses, nunca vas a poder darle gusto de todos tus invitados
  • 3 tiempos son más que suficiente, más de esto será un desperdicio
  • al elegir el menú, ten en cuenta el clima de la boda. Si es de día y en un lugar templado, busca cosas frescas
  • ten en cuenta que una crema o sopa puede ser muy pesada como primer tiempo
  • siempre elige las opciones que más gusten a la hora de degustar
  • elige lo sencillo
  • siempre ten en mente a los niños. Pregunta por el menú infantil para ahorrarte algo de dinero
  • pregunta si puedes elegir 50% y 50% de cada tiempo, esto le dará opción de compartir o intercambiar a tus invitados
  • siempre busca una opción vegetariana o que no tenga carne roja, no todo mundo la come
  • a la gente no le gusta sentirse pesado, busca opciones ligeras pero sustanciosas
  • siempre asegúrate que lo que te sirvan en la degustación, sea lo mismo que te sirvan el día del evento
  • si uno de los novios, papás o hermano tiene alguna alergia o problema para comer una u otra cosa, habla con el chef para que les prepare algo especial

Mobiliario

  • siempre pide ver fotos, nunca supongas
  • las mesas alargadas o cuadradas pueden ser la mejor opción para grupos grandes
  • si te lo ofrecen, juega con los colores y formas de los muebles, le dará un look interesante al lugar
  • si no te gusta algo, dilo. Nunca te quedes callado.
  • siempre busca la comodidad de tus invitados tanto en la ceremonia como en el banquete
  • la mesa de los novios debe ser cómoda y práctica
  • si tienes referencias, muéstralas siempre serán una gran guía para los proveedores
  • muéstrale la paleta de colores de la boda a los proveedores, siempre podrán ofrecerte algo interesante

Flores

  • no asumas que todo está incluido, normalmente los banquetes solo incluyen los centros de mesa; si quieres algo aparte, píde que te lo coticen
  • si vas a cotizar coronas, ramos, ramilletes para los pajes o el cortejo, cotízalo con el mismo florista de la boda para que todo tenga el mismo diseño y te salga más barato
  • si no te gusta un color o una flor en particular, dilo. Es tu boda
  • busca que los centros de mesa sean un adorno y no un estorbo para tus invitados
  • juega con el tamaño de los centros de mesa según el tipo de mesa
  • las luces de vela hacen que las mesas se vean mucho más lindas y cálidas
  • en el 2017 viene muy de moda el follaje, las hojas verdes, aprovecha que no es tan caro
  • si necesitas pétalos adicionales, pídeselos al florista. No gastes doble
  • ten en cuenta el clima y el espacio de la recepción y ceremonia, así podrás elegir flores que duren todo el evento.

A pesar de que fue un día mucho más largo y pesado de lo que creí, hicimos un gran progreso, elegimos el mobiliario que más refleja la boda que queremos, escogimos las flores y arreglos más lindos; y elegimos la comida que esperamos que nuestros invitados disfruten tanto como nosotros.

Por primera vez pude visualizar el lugar, las flores, las mesas, la vajilla, la comida para ese día; todo esto hizo que esta boda y esta celebración se hiciera más real.  Por primera vez me cayó el veinte de que en tres meses me caso.

A tres meses de la boda, les puedo decir que ahora si ya está casi todo listo para el gran día.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

¿Estoy lista para casarme?

¿Estoy lista para casarme? ¿estoy lista para dejar mi casa? ¿estoy lista? ¿realmente estoy lista?

Mientras más pasan los días y los meses, el tan esperado día cada vez está más cerca y esto es cada vez más real.

Cada vez que alguien me pregunta acerca de la boda, la siguiente pregunta siempre es la misma ¿estas nerviosa?; a lo que mi contestación siempre es “Aún no”.

Y es que a pesar de que estamos a 3 meses de la boda y ya no hay estrés acerca de la planeación de la misma, creo que esos nervios que todo mundo espera que tenga puede no lleguen en lo absoluto o por lo menos no de esa forma.

En estos días donde ya casi todo está listo, donde ya empieza lo divertido y el festejo, y donde sé que en 87 días me volveré esposa de alguien, hay una pregunta que no ha dejado de rondar por mi cabeza ¿estoy lista para casarme?

Esta pregunta que tanto ha andado presente en mi cabeza, no se debe a lo que sienta por Jacobo o la seguridad que tenga en mi relación; al contrario, esta pregunta es un tema muy personal.

¿Estoy lista para casarme? ¿estoy lista para dejar mi casa? ¿estoy lista para dejar mi cuarto, mi cama? ¿estoy lista para dejar de ser la niña de mis papás? ¿estoy lista para hacerme cargo de mí y de mi nueva familia? ¿estoy lista? ¿realmente estoy lista?

No me lo tomen a mal, pero estoy segura que estas clases de preguntas le pasan por la cabeza antes y durante del compromiso a muchas personas que están a punto de casarse, ya que aunque la boda sea lo más emocionante y esperado, el matrimonio es lo más importante y todo lo que viene después del vestido, ceremonia y fiesta.

A pesar de que estos meses han estado llenos de estrés, enojos, frustraciones y peleas con mi futuro marido, cada vez estoy más ansiosa y emocionada de pasar mi vida con él.

El estar listo o lista para casarme va más allá de dar un paso tan grande, realmente es asimilar que tu vida está por cambiar, que todo lo que conoces, tus malas costumbres y vicios tendrán que desaparecer para poder convivir con alguien más.

Después de pensarlo mucho, llegue a la conclusión que sí lo estoy, estoy lista para casarme, estoy lista para dejar el “nido”, estoy lista para hacerme cargo de mi misma, estoy lista para empezar una nueva etapa en mi vida, estoy lista para estar con él. Tal vez no esté lista para ser una gran esposa, pero eso seguro lo aprenderé en el camino.

De lo que estoy segura es que hemos esperado 6 años para esto; pero más que esperado 6 años por una boda o una fiesta, hemos esperado 6 años para pasar una vida juntos. Para dormir con él y despertar con él; para compartir cada cosa buena o buscar consuelo en cada cosa mala; para tener un apoyo en cada paso que dé, un amigo y un cómplice para siempre.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

Box, más que un deporte una gran terapia

El box es la mejor opción para bajar esa pancita y deshacerte de todo el estrés y coraje que tienes acumulado, sin lastimar a nadie.

Hace algunos meses empecé a practicar box donde trabajo, y aunque todo empezó como una forma de ejercitarme sin tener que perder mucho tiempo en el traslado, poco a poco estas clases se convirtieron en una gran forma de hacer ejercicio y, sobretodo, de una clase de terapia.

Tengo varias amigas que practican box en diferentes lugares, y una de ellas una vez me dijo que la mejor forma de sacar la fuerza que crees no tener, es ponerle nombre al saco, gobernadora o manoplas.

Aunque al principio esto me pareció absurdo, la primera vez que lo intente, no solo descubrí mucha fuerza en mí si no un alivio y un sentimiento de liberación al sacar toda la frustración y el enojo que ese día tenia, sin lastimar a esa persona con la que estaba molesta.

El box es un deporte de combate que en los últimos años se ha puesto muy de moda como un ejercicio de entrenamiento y fitness no solo por ser un ejercicio bastante completo donde trabajas todo el cuerpo, haces fuerza, resistencia y mucho cardio; si no también es un gran lugar para sacar corajes y frustraciones.

Si bien el box como yo lo practico no es para tener un combate en serio, si les puedo decir que estos meses mi nivel de estrés ha disminuido, cada clase el costal o manoplas tiene un nombre diferente por lo que saco toda mi furia en un ser inanimado y en mi cuerpo se han visto algunos buenos resultados.

Claramente no les voy a decir los beneficios físicos de practicar box, sin embargo, si les puedo decir que el box ha sido un ejercicio muy completo en muchos sentidos.

Así que si estás buscando bajar esa pancita, esos kilitos de más y deshacerte de todo el estrés y coraje que tienes, el box es la mejor opción sin lastimar a nadie.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

A %d blogueros les gusta esto: