Lorena García

Autor: Lorena García

La vida me llevó a ser comunicóloga, pero soy tenista por elección y pasión. Amo las películas y series, y en mis favoritas encuentro algo que me define. Me encanta usar prendas y accesorios que reflejan mi personalidad y combinarlas con aquellas que la desafían. Viajar es mi máximo, cocinar mi reto, la música mi terapia, mi familia mi apoyo, mis amigos mi alegría y ser feliz mi objetivo en la vida.

Una boda por planear: A un mes del gran día

En treinta días daré el paso más importante de mi vida y la verdadera cuenta regresiva ha comenzado.

Hoy es 20 de abril del 2017, lo que significa que en treinta días daré el paso más importante de mi vida y uniré mi vida con la de alguien más para formar una vida juntos.

Desde hace un año exactamente, desde la primera nota, les he narrado mis experiencias, los aciertos, los errores, las alegrías, y los enojos al planear el día más emocionante y uno de los más esperados de mi vida.

Mientras más se acerca el gran día, los días se hacen más cortos, los fines de semana se hacen menos, aún hay cosas pendientes y los nervios empiezan a aparecer es difícil no pensar que lo que hace unos meses me parecía muy lejano, hoy está a la vuelta de la esquina y la verdadera cuenta regresiva ha comenzado.

No me lo tomen a mal, tanto él como yo estamos muy emocionados; sin embargo, es difícil no pensar que estos son nuestros últimos días como solteros. Yo hija de familia; mi cuarto, mi tele, mis programas, mis tiempos ;él hombre soltero viviendo solo, sus horarios, sus amigos, sus raros hábitos alimenticios y del sueño; cada uno acostumbrados a vivir bajo reglas propias, a nuestros tiempos y gustos,  a un mes de dejar todo lo que conocemos atrás para crear una sola vida juntos y crear nuestros propios hábitos como pareja y nueva familia.

A 30 días del gran día, el banquete y salón ya están listos para que llegue el día para montar 24 mesas y 250 sillas, el DJ está listo para recibir la lista de canciones que por siempre nos harán recordar tan inolvidables momentos, las wedding planners se están preparando para el caos del antes, durante y después; mi vestido está listo para su primera prueba, su traje está siendo modificado, los recuerditos y detalles casi completos, las damas haciendo dietas, los “damos” planeando su despedida, mis amigas dándome sorpresa, los invitados reservando hospedaje a última hora, su familia emocionada, la mía ansiosa, yo acomodando mesas y lugares, él haciendo espacio en el closet para mí.

A 1 mes, 30 días, 4 fines de semana y a pesar de todo lo bueno, lo malo, lo divertido y lo frustrante; creo que por fin estamos listos para dar ese gran paso, listos para llorar, bailar, tomar, y brincar; listos para celebrar con las personas que más nos quieren; listos para empezar una vida juntos.

Gracias a todos los que me han acompañado a lo largo de estas entradas, a los que han leído mis experiencias, a los que se han estresado y emocionado conmigo.

Este no será el último post de la serie, al final de cuentas, aún tenemos 30 días.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.
No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

13 Reasons Why, ¿en manos de quién dejas tu vida?

Es increíble como 13 individuos, 13 situaciones, 13 malas decisiones, 13 malentendidos y 13 dolores pueden hacer tanto por el destino de una sola persona. ¿cuantas han cambiado el tuyo?

Para este punto probablemente ya habrás escuchado de la nueva serie original de Netflix. En los últimos meses esta plataforma se ha convertido en una gran productora de contenido.

No estoy segura de cuando salió esta nueva serie; sin embargo, poco tiempo pasó para que se volviera un éxito o por lo menos un tema muy sonado.

“13 reasons why” cuenta la historia de Hannah Baker, una estudiante de preparatoria que a través de 13 audio cassetes narra el porqué de su suicidio. Está serie en sus 13 capítulos toca temas bastante interesantes como lo son el bullying escolar, el cyberbullying que gracias a las redes sociales se ha incrementado mucho, las relaciones amorosas entre adolescentes, la buena y mala convivencia familiar, sexo, drogas, violaciones, sexualidad, alcohol y más.

A pesar de los fuertes temas que trata, lo que más me puso a pensar está serie es en el tema de como 13 individuos, 13 situaciones, 13 malas decisiones, 13 malentendidos y 13 dolores pueden hacer tanto por el destino de una sola persona.

¿Alguna vez se han puesto a pensar en las personas que han cambiado su vida para bien o para mal? ¿Cuantos cassetes grabarías? ¿Serían todos malos?

Debo confesarles que está serie me atrapó tanto que fue fácil acabarla en tan solo 2 días. Cuando los créditos del último capítulo aparecían en la pantalla, no podía dejar de pensar en las personas que han marcado mi vida, en los sufrimientos que me hicieron crecer como persona y de lo mucho que enfrente.

He estado haciendo un recuento de esas personas, de esos hipotéticos “cassetes” y les puedo decir que son más de 13.

Es muy curioso pensar como una persona con una simple acción puede cambiar el transcurso de la historia de vida de alguien, como con un comentario puede hacer que todo nuestro entorno cambie, esos cassetes serian un reflejo de estos cambios.

Mis hipotéticos cassets aunque han causado mucho dolor, han provocado muchas lágrimas y pensamientos negativos; sin ninguno de esos dolores del corazón, sin esos insultos, sin esas desilusiones, sin esos malentendidos, amistades rotas, hoy yo no sería la persona que soy ahora y estoy segura que ustedes tampoco.

Está serie tiene algo que te permite reflexionar y pensar en esas personas, en esos momentos que probablemente formaron lo que tu vida es ahora, en cómo un comentario, un chiste o una acción por más pequeña que sea puede ser el detonador de mucho. Nunca sabemos lo que está pasando en la vida de los que te rodean.*

Si no has visto la serie te la recomiendo mucho. Sin duda te hará pensar en muchas cosas.

*Nadie puede hacerte dudar de tu existencia, nadie debería quitarte las ganas de vivir, no le des importancia a quien no lo vale. Ninguna humillación, ningún comentario, ningún insulto, ningún chisme es más grande e importante que tu vida.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

La primera vez que rompí un corazón, me rompieron el mío

El corazón es frágil, que las relaciones no son un juego y un corazón roto puede romper a una persona.

La primera vez que rompí un corazón, me rompieron el mío

Cuando somos jóvenes nos creemos invencible, nos creemos capaces de todo, creemos que la vida es sencilla, que al amor es un juego y que las relaciones van y vienen.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando siendo tan joven y tan invencible rompes un corazón o peor tantito, rompen el tuyo?

Cuando tenía un poco más de 15 años conocí al que en ese entonces creía que era el amor de mi vida, ¡vaya ilusa!, conocí a un niño que a pesar de ser más chico que yo; cumplía con todo lo que quería en un chico en ese momento.

Los primeros meses todo fue color de rosa, nunca había imaginado tanto amor, tanta felicidad; en ese momento él era mi vida, mi razón para ir a la escuela, mis planes, mi todo.

A pesar de que realmente nos llevábamos muy bien, como buena adolescente todo empezó a parecer poco para mí. Lo que meses atrás me hacia sonreír ahora me molestaba, los momentos junto a él cada vez eran menos divertidos, lo que me decía ya no me enamoraba y lo que me gustaba ahora hasta me desagradaba.

Así como fue fácil sentir tanto por él, así fue de fácil dejar de sentirlo. Yo era joven, tenía la vida por delante, quería conocer más gente, quería seguir divirtiéndome y en mi cabeza, él me estaba limitando a hacer todo eso. Repito, que ilusa y tonta era.

Recuerdo que cuando “dejé de sentir” algo por él; responsable y maduramente decidí terminar con la relación antes de lastimarlo y buscar a alguien más. A pesar de que él no quería, en ese momento lo tomó bastante bien y decidimos seguir siendo “amigos”.

Poco tiempo después empecé otra relación con un amigo de ambos, la cual no me llenaba y constantemente terminaba comparándola con la anterior que acababa de terminar.

Este primer chico, no tomó nada bien mi nueva relación y todo el amor que sentía por mí poco a poco se convirtió en enojo, rencor y me atrevo a decir que hasta un poco de odio.

A los pocos meses de andar con este segundo chico, me di cuenta de que me había precipitado en tomar una mala decisión. Como era de esperarse, esta relación terminó por que los sentimientos hacia mi primer amor no habían desaparecido.

La primera vez que rompí un corazón, me rompieron el mío

Creí que sería fácil recuperarlo; no lo fue. Al contrario, él se encargó de hacerme la vida imposible, de hacerme sentir la peor persona del mundo y de recordarme que había dejado ir algo muy bueno.

En la secundaria todo suele ser más grande de lo que creemos y mi último año debo de confesar que fue un pequeño infierno puesto que alguien al yo le había roto el corazón ahora me lo estaba rompiendo a mí.

Después de miles de intentos fallidos por recuperar esa buena relación, entendí que él ya no quería saber nada de mí, lo lastimé y lo rompí. Ese buen chico que me amaba tanto terminó odiándome y por una buena razón.

El tiempo paso, los años pasaron, nos volvimos a ver y todo seguía igual o peor, lo que él veía en mi era pura decepción, y me lo hizo saber de más de una forma.

Han pasado más de 10 años de esto y de alguna forma aun me duele, aun me cuesta entender lo que pasaba por mi cabeza en ese momento, aun me cuesta entender como pude jugar con los sentimientos de alguien y como pude romper a alguien que era tan bueno conmigo.

Hace poco leí que en la vida solo tenemos tres amores verdaderos; yo estoy segura de que él, aquel niño bueno, tierno, atento, romántico fue mi primer amor y mi primer corazón roto.

Hoy a menos de un mes de casarme, estoy segura que sin esa primera decepción amorosa nunca hubiera aprendido a amar de esta forma, nunca hubiera aprendido que el corazón es frágil, que las relaciones no son un juego y que un corazón roto puede romper a una persona.

A él, a pesar de todo el daño que me causó, a pesar de todo el dolor que me hizo, a pesar de que aún lo recuerdo con tristeza, le agradezco por muchas cosas.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

Hombres y mujeres; amigos o algo más

¿Las amistades entre hombres y mujeres pueden ser reales? Una pequeña reflexión acerca de este gran dilema.

Para los que no lo saben, en un poco más de dos meses me voy a casar. ¡Yei, que emoción!

Por lo que, fuera de los preparativos de la boda, para poder casarnos por la iglesia, hemos tenido que asistir a algunas platicas pre-matrimoniales como parte del proceso.

En una de éstas pláticas, uno de las personas que la estaba impartiendo comentó algo que de verdad me llamó mucho la atención y sobretodo me sorprendió mucho, dijo que en la sociedad, no solo dentro de la iglesia, aún es mal visto la relación de amistad entre un hombre y una mujer y más si tienen parejas respectivamente.

El señor de las pláticas se refería a los amigos de una mujer o amigas de un hombre como tentaciones, como aquella serpiente que tentará a nuestro ser querido a hacer algo indebido.

Esta afirmación no solo fue una gran sorpresa tanto para mi novio como para mi; si no que aparte, me llevó a pensar que hoy en día aún se cuestiona mucho si un hombre y una mujer pueden ser amigos, o si siempre existirá una atracción sexual o física que les impida crear una relación de amistad, aunque las personalidades, actitudes y química sean incompatibles.

Cuantas veces no hemos escuchado por experiencia propia o ajena el típico “desde que ando con ella, ya no tengo amigas”, “odio a las “amigas” de mi novio”, “¿seguro que solo es tu amiga?”, “se hablan mucho para ser amigos” o “se la pasan muy juntos, seguro se gustan” lo que nos hace ver que la mayoría de las personas cree esto.

Déjenme decirles que trabajo en un medio donde la población masculina es mucho más grande que la femenina, por lo que las relaciones de amistad entre hombres y mujeres suelen ser muy frecuentes y más cuando pasas mucho más tiempo con estas personas que con tu propia familia.

Desde siempre me he llevado un poco más y mejor con hombres que con mujeres; mi primer amigo en la vida fue un niño que hasta el día de hoy es uno de los hombres que más quiero, mi primer opción para la fiesta, mi consejero con algunas cuestiones de mi relación, es un gran amigo; claro sin hacer menos a mis amigas.

Me parece ridículo que la gente empiece a cuestionar una amistad por la forma en que se hablan, el tiempo que pasan juntos o inclusive por la forma en que se tratan.

Creo que una relación amorosa o sexual va mucho más allá de la simple convivencia, para que esto se dé, debe existir una chispa, una gran compatibilidad, un deseo, una atracción, una comprensión inigualable y una conexión única; y créanme que eso no se da a diario y con cualquier persona.

Quiero mucho a mis amigos hombres y me llevo increíble con muchos de ellos; sin embargo, jamás me vería andando y mucho menos teniendo una relación amorosa o sería con ellos.

En esta plática que les cuento, el señor decía que la solución a estas tentaciones o serpientes era tan fácil como estar todo el tiempo pegado a tu pareja, acompañarla a todos lados y no dejar que saliera con sus amigos; a lo que mi novio contestó “eso no es amor y ahí hay un problema de confianza”; no podía estar más de acuerdo.

A lo que voy con todo esto, es que el ser humano por naturaleza es un ser social que necesita de relaciones para vivir sin importar el género.

Entonces, ¿los hombres y las mujeres pueden ser grandes amigos sin que exista una atracción o tensión sexual? Se han hecho estudios que demuestran que esto no es posible, con sus variables claro está;  pero según expertos, una amistad entre una mujer y un hombre siempre acabará en romance; por otro lado, si me lo preguntan a mí yo estoy convencida de que sí.

Todos tendremos una postura y opinión acerca de esto pero de nada nos sirve preocuparnos o pensar mucho más las cosas. Dejemos de complicarnos la vida, de crear drama donde no lo hay, de generar conflictos, de arruinar relaciones por suposiciones o sospechas inciertas; de pensar mal de nuestra pareja, de crucificar a los amigos de ella o las amigas de él.

Románticamente, quien realmente quiera estar contigo lo estará con amor y confianza; quien quiera ser tu amigo te lo dirá y quien quiera ser algo más, también. Tan sencillo.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún comentario al respecto, no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

A %d blogueros les gusta esto: