Marimar Durán

Autor: Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde, del caos, nacen las estrellas.

Las Chuntaés, una tradición que deja el machismo de lado

Las Chuntaés, los representantes de una tradición en la que vestirse de mujer es un orgullo para los hombres.

Las chuntaés

El pasado 21 de Enero del 2017, para comenzar el año, muchas mujeres se manifestaron debido al nuevo presidente de los Estados Unidos de Norte América y sus múltiples manifestaciones de maltrato hacia la mujer, mientras en un pueblo al sur de México, se acercaba el cierre de las fiestas patronales con una celebración que conmemora a una mujer que ayudó a todo un pueblo en su peor momento.

En Chiapa de Corzo -un hermoso pueblo mágico de México ubicado en el estado de Chiapas-, la fiesta grande que se celebra durante el mes de Enero, del 15 al 23 para ser exactos, por los Santos Patrones del los Pueblos. La jornada incluye la feria, el desfile de los parachicos, entre otras actividades, aunque es el cierre de esta gran fiesta lo que hace a esta fiesta única en el país.

Los días de fiesta en Chiapa, terminan con la más representativa de sus celebraciones, el desfile de las Chuntaés. Las Chuantés son hombres que se visten de mujeres para representar a las sirvientas de doña María de Ángulo, benefactora de la localidad entre 1767 y 1768, quien se encargó de repartir alimentos en tiempo de hambruna.

El desfile protagonizado por la Chuantés, es una tradición que recuerda y agradece a una mujer que ayudó a todo un pueblo del enemigo más antiguo de la humanidad, él hambre. Todos los que asisten a este ya famoso desfile, se visten con ropa típica de la época en la que viviera Doña María. Durante el desfile realizan ovaciones, brindan, cantan y bailan a lo largo de 5 horas, mientras los espectadores representan al pueblo al que Doña María ayudaba.

Las Chuntaés

El desfile está conformado con numerosos grupos de hombres y mujeres, que a lo largo de la jornada ofrecen dulces, verduras y frutas simbólicas para recordar lo que alguien hizo por el pueblo ya hace algunos años. Para el cierre de #LaFiestaGrandeDeChiapaDeCorzo, la caravana es seguida de carros alegóricos que representan numerosas tradiciones, así como lugares turísticos de Chiapas.

Lo significativo de esta fiesta en particular, es como un pueblo con una cultura considerada machista, los hombres se sienten orgullosos de vestirse y representar mujeres una vez por año, algo que me hizo recordar lo que alguna vez dijo Iggy POP

“No me avergüenzo de vestir como una mujer, porque no creo que sea una vergüenza ser una mujer”

Está antigua y admirada tradición, de la que nadie se avergüenza en Chiapa, se mantiene a través de los años gracias a los jóvenes que la mantienen viva, con alegría y orgullo la representan año tras año y la han convertido en una celebración famosa mundialmente.

Puedes leer más sobre mis aventuras viajeras en mi blog y siguiéndome en Facebook. 

10 Formas en las que Trump está ayudando a México sin darse cuenta

La política de odio de Trump es repudiable, pero ante la situación que vivimos, debemos empezar a aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

10 Formas en las que Trump está ayudando a México sin darse cuenta

Imagen tomada de semana.com

En los últimos días, semanas, meses… no hemos parado de escuchar sobre Trump y sus hazañas, así que definitivamente no creo necesario ahondar en polémicas y conflictos que a estas alturas nos sabemos memoria.

Prefiero enfocarme en algo de lo que pocos hablan y que viene de la mano con la crisis causada por la política de hostilidad de Trump, destinada a cambiar el orden mundial y que traerá muchas consecuencias consigo, aunque no todas son precisamente malas si les damos el enfoque correcto.

Si dejáramos de temer a este personaje y a paralizarnos con cada tuit que pública, podríamos darnos cuenta que, más allá de las consecuencias negativas inevitables y palpables, las acciones de este señor nos están ayudando.

No crean que estoy loca, hay razones para creer en esto y aunque posiblemente los efectos positivos no podamos sentirlos y vivirlos en este momento, si podremos disfrutar de ellos en el futuro.

  1. México, por primera vez en años, se está replanteando sus políticas sobre el libre comercio, está dejando de ver al norte como su única posibilidad.

  2. México se está abriendo al mundo y el mundo a México. Las muestras de apoyo y solidaridad que llegan de todas partes, son solo un ejemplo de la cantidad de países que significarían nuevos mercados con los que México podría negociar tratados comerciales que fortalezcan la economía interna y atraigan inversión extranjera. Lograr esto no son enchiladas, pero es una posibilidad que se abre ante nosotros.

  3. Los ojos del mundo entero están sobre México y eso nos da la oportunidad de mostrar nuestras fortalezas y capacidades, de hacernos ver por las grandes potencias económicas.

  4. Nos estamos asegurando de enriquecer nuestra propia economía a través del consumo informado.

  5. Estamos aprendiendo el poder del consumo. Hoy nos estamos volviendo consumidores locales, estamos cambiando nuestros instintos de compra; ya no agarramos un producto por el simple hecho de ser el más conocido en su categoría, hoy leemos etiquetas y preferimos el producto mexicano sobre el estadounidense.

  6. Estamos aprendiendo a ser consumidores informados, a diferenciar entre elegir una marca y elegir materia prima y producción. Hoy sabemos que lo importante no es tanto la procedencia de la marca, sí la materia prima y la producción son nacionales, comprar el producto significa proteger miles de fuentes de trabajo en nuestro país.

  7. Gracias a los ataques recibidos, en México ha renacido un sentimiento de unidad y patriotismo perdido y muy necesario.

  8. La crisis política interna que hemos vivido en los últimos años, nos ha hecho dejar de creer, no solo en los políticos, sino en nosotros mismos como sociedad y país. Hoy nos estamos uniendo, siendo más solidarios, más patrióticos.

  9. Nos han humillado como nación y ahora tenemos un motivo -que nos hacía mucha falta- para dejar de lado nuestro conformismo, abandonar nuestra zona de comfort y demostrarle al mundo de qué está hecho Mexico.

  10. La inestabilidad en la relación de México y Estados Unidos, está debilitando la imagen de Trump y del propio Estados Unidos ante el mundo, mientras sus grandes competidores  comerciales se lamen los bigotes, viendo a México como un posible aliado estratégico, lo que puede beneficiarnos enormemente en el aspecto comercial y económico.

Trump, sin querer, nos está ayudando al obligarnos a ser más independientes de Estados Unidos, al hacernos ver que el mundo está lleno de posibilidades y que nosotros tenemos el poder de crecer y fortalecer nuestra economía.

Entre el amor y la tristeza de ver a tu perro envejecer

Ver envejecer a nuestro perro puede ser un remolino de emociones para las que no siempre estamos  preparados.

Entre el amor y la tristeza de ver a tu perro envejecer

Imagen de @Marrrrrimar

Dicen que las mejoras cosas en la vida son momentáneas y no podría estar más de acuerdo. Cuando me doy cuenta que mi adorado Don Loretto está por cumplir 12 años, no puedo evitar sentir que la vida de mi vaquita ha pasado como rayo. Mi bebé ahora es mi viejito.

Cuando recién llegó, me cabía en la palma de la mano -y eso que mis manos no son muy grandes-, su mejor lugar para dormir era un tenis de mi papá y le encantaba pasar el día dormido en la bolsa de mi sudadera gruñendo cada vez que sentía que alguien estaba cerca.

Si el encantador de perros me hubiera visto entonces -y ahora- estoy segura que me habría matado, un día conmigo y Loretto le hubiera bastado para darse por vencido. Loretto ha hecho de mi lo que ha querido, es como si el fuera el humano y yo su mascota.

Desde cachorro fue independiente y neurótico -y aceptó que nunca hice mucho por corregirlo- y ahora entrado en la tercera edad, su terquedad es mayor pero mi paciencia también. Confieso que a veces me siento culpable, me hubiera gustado haber sido más madura cuando llegó a mi vida. De pronto, pienso que le fallé en algunas cosas, tal vez un poco más de disciplina no le hubiera caído mal. 

Sus momentos de ternura siempre me ganan. Lo sé, soy una madre perruna super mega barco. Bueno, en realidad solo lo soy con él, con mis otros hijos perrunos he sido un poco más dura, creo que he hecho un mejor trabajo con ellos.

Hace tiempo, después de visitar más de un veterinario y de meses de verlo sufrir con lo que parecía una especie de asma con algunos síntomas de gripa, mi viejito fue diagnosticado con Colapso Traqueal, un padecimiento muy común entre los chihuahueños, que nos ha hecho visitar el hospital un par de veces y por el que debe recibir tratamiento cada cierto tiempo.

A partir de aquel diagnostico, esa realidad que no había querido ver, me cayó como balde de agua fría, ¡mi perro estaba envejeciendo!

Ahora mi baño es una pequeña farmacia y mi cama, dos veces al día, se convierte en una especie de cámara hospitalaria con nebulizador incluido donde Don Loretto tiene sus 20 minutos de spa para descongestionar sus pulmones.

Verlo pasar por todo esto ha sido doloroso, no puedo negarlo. Pero las cosas en la vida hay que tomarlas con filosofía y él parece entenderlo muy bien. Ver la serenidad con la que él toma las cosas -como si entendiera que todo esto es parte de su propio proceso de envejecimiento- me ha hecho aprender y tomarlo de la misma manera.

Ver envejecer a mi bebé ha sido doloroso y bello a la vez. Todos los sentimientos se ponen a flor de piel, la tristeza es mayor, pero el amor también. Un ruidito extraño es suficiente para que yo salté y corra para asegurarme que él está bien; mi celular está lleno de alarmas para darle las medicinas a tiempo y cumplir con su primer tratamiento del año. Si siempre me costó trabajo alejarme de él, ahora es peor, no quiero dejarlo ni un minuto. Cada momento a su lado lo agradezco y valoro más que nunca.

Algunos creen que soy exagerada y algunos más dirán que estoy loca, pero que puedo hacer si este perrito ha sido mi amigo y cómplice por 11 años, ha sido parte muy importante de mi vida y estoy segura que entre ustedes encontraré a quienes puedan entenderme, ya sea por que están viviendo algo parecido o por qué saben que esta etapa tarde o temprano llegará.

Cuando veo a Loretto con sus canas y su mirada brillosa, no logro entender como alguien puede abandonar a su perro cuando empieza a envejecer. Que sea difícil ver cómo poco a poco pierden su vitalidad y comienzan a cambiar su rutina normal por una más acorde a su edad, no es justificación para aislarlos o dejarlos aventados por ahí. Quienes hacen eso, no tienen idea de lo que se están perdiendo.

Verlo envejecer es parte del proceso de tenerlo en mi vida y verlo perder capacidades y volverse mas vulnerable, es  duro, pero ahora es el mejor momento para regresarle todo el cariño y la alegría que él me ha regalado.

A %d blogueros les gusta esto: