Marimar Durán

Autor: Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino… Mi nuevo lema, una frase salida de los más profundo de mi revuelta cabeza y que ha cobrado mucho sentido para mí últimamente.

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Tonteando con mi mejor amiga
@Marrrrrimar

Todos soñamos con la realización personal y profesional, todos tenemos una imagen, por borrosa que sea, de nuestro lugar feliz, de todo aquello que debemos conseguir para llegar al punto de sentirnos plenos; pero últimamente me he estado preguntando si realmente existe ese punto, ese lugar…

No me mal entiendan, no estoy en depresión ni en etapa de negatividad, ni quiero mandar a todos a la fregda, simplemente estoy empezando a descubrir que la plenitud y la felicidad están mucho más allá de alcanzar una meta o llegar a un lugar o a un punto de éxito -con la definición que cada uno le damos a esa palabra-.

Pienso en tantas y tantas personas que han llegado a un punto de éxito absoluto, que parecen tenerlo todo y aún así no se ven felices, no disfrutan su vida. Y es entonces que me doy cuenta que la felicidad no radica en alcanzar el éxito, si no en el día a día, en el amor con el que hacemos las cosas, en la actitud con la que afrontamos la vida y con la que nos levantamos cada mañana.

El verdadero reto de la felicidad no está en llegar a un objetivo, si no en elegir el camino correcto y disfrutarlo con todas sus subidas y bajadas.

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Un día perdida por la ciudad
@Marrrrrimar

Alguna vez leí que cuando uno deja de soñar deja de vivir y cuando lo pienso detenidamente es cierto, cuando llegas al destino que tanto soñaste, aquel que creíste que se convertiría e tu felicidad absoluta y en el cual los miedos y problemas desaparecerían, cuando llegas ahí ¿qué sigue?

Para mí la respuesta es clara, ¡seguir soñando! La vida es un camino continuo, lleno de curvas, circuitos, subidas, bajadas, paradas… y solo en la medida en que aprendamos a disfrutar del camino podremos disfrutar de cada destino al que lleguemos a lo largo del viaje.

No importa que tan difícil sea el camino o que tan diferente sea la realidad de las expectativas, disfruten cada momento que de eso se trata la vida.

Mercado San Genaro, el nuevo spot gourmet de la CDMX

Queridos amantes del buen comer, esta recomendación es para ustedes que, al igual que yo, aman la comida más que así mismos.

Mercado San Genaro, el nuevo spot gourmet de la CDMX

 Fachada del Mercado San Genaro

Mi mamá ya es toda una seguidora de tendencias y esto de la onda hipster empieza a acomodarle demasiado bien, tan bien, que ahora es ella la que me recomienda lugares. Así fue como descubrí el Mercado San Genaro, un nuevo spot gourmet en la CDMX que realmente me gustó.

Mientras el centro de las miradas sigue en el pionero Mercado Roma, la Ciudad ofrece cada vez más propuestas inspiradas en el concepto de mercado o comedor gourmet y uno de los más recientes es el Mercado San Genaro, que se encuentra en Mariano Escobedo 220, esquina Laguna de Mayarán, muy cerquita de Polanco y en una zona donde cada vez hay más complejos habitacionales y corporativos.

La oferta gastronómica de este lugar me impactó, con 60 locales que ofrecen todo tipo de comida como barbacoa, marlin, cochinita pibil, ramen, lasañas, sandwiches, tortas, cortes de carne, hamburguesas, hot dogs, choripanes, antojitos mexicanos, mariscos, malteadas y papas fritas, waffles, comida saludable, vegetariana, italiana, española, francesa, thai, japonesa… en fin. En el Mercado San Genaro hay opciones para todos, lo que para mi familia resultó realmente maravilloso, porque rara vez nuestros antojos coinciden y por primera vez en mucho tiempo no debimos discutir al elegir la ubicación de nuestra comida dominguera.

Mi papá pareció disfrutar mucho sus tortas de Forteza; mi mamá se veía feliz con su tortilla de patata de Ariosto; la hamburguesa de Jack´s Butcher y el burrito kung-pao de Wok Chop que comió mi novio lo dejaron más que satisfecho; el wok de mongolian beef con tallarines y los tacos de lechuga que comí, también de Wok Chop, simplemente me encantaron, solo de ver las fotos babeo.

Las opciones dulces también son varias, no probé todas -tampoco soy tan atascada- pero el helado de menta con chocolate de Due Gelato que comí era una delicia. También hay palomitas de sabores, paletas heladas, cupcakes y hasta postres aptos para celiácos, diabéticos y veganos.

Una hermosa cafetería a la entrada y una barra de vinos justo en el centro del comedor, un amplio espacio lleno de largos tablones con bancas y sillas para poder compartir con tus acompañantes y hasta platicar con uno que otro extraño, son el broche de oro para este mercado que, más que un lugar, es toda una experiencia que deben darse la oportunidad de vivir.

Por cierto, el Mercado San Genaro cuenta son área infantil y un mercado de pulgas donde se pueden comprar y vender antigüedades los fines de semana. Lo mejor es llegar caminando, pero si vas en coche, no te preocupes, cuentan con servicio de valet parking.

Aquí les dejo la pagina del mercado para más información. En la página no pude encontrar los nombres de todos los establecimientos que están en el mercado, pero pueden darse una buena idea de lo que encontrarán.

Lo que no puede faltar en una despedida de soltera entre amigas

Lo que no puede faltar y lo que debemos evitar para que una despedida de soltera entre amigas sea todo un éxito.

despedida de soltera

@Marrrrrimar

Si siguen al blog, seguramente ya se habrán dado cuenta que una de las nuestras va a casarse -emoción al mil-. Los preparativos para la boda de nuestra queridísima Lore, ya entraron en la recta final y obvio las despedidas de soltera no se han hecho esperar.

El fin pasado, con unas amigas, le organizamos una despedida de soltera y fue mi  primera experiencia organizando una despedida entre amigas y no se imaginan lo divertido que fue, desde el proceso de organización hasta el rapto de la novia.

Por lo general -y no me dejarán mentir- las despedidas de soltera tradicionales son un poco extrañas, esos desayunos sabatinos con las mamás, las suegras y las tías hablando de su vida marital… son algo bizarro hasta para las propias novias. Creo que entre los sueños de boda de una mujer no está conocer los detalles de la vida intima de su tía segunda.

Pero bueno, las amigas estamos para salir al rescate, no es que podamos evitar la incomodidad de la despedida tradicional, pero si podemos organizar una despedida divertida, en la que la novia puede disfrutar al máximo y sentirse cómoda siendo el centro de atención.

Les recomiendo dividirse las tareas entre las asistentes según sus habilidades, nosotras hicimos eso y resultó muy bien. La chef se encargó de la comida, la diseñadora de la decoración, la creativa del scrap book, la organizadora de eventos de coordinar todo y la blogger de los juegos.

Aquí le dejo la lista prometida.

Conocer a la novia: 

Cada novia es diferente, así que es muy importante tomar en cuenta sus gustos a la hora de organizar la despedida, habrá novias a las que les encante un baile sensual de algún hombre musculoso y habrá las que lo odiarían. Así que, para poder saber con exactitud que  podemos y que no podemos incluir en la despedida, debemos conocer a la festejada.

Amigas intimas:

En esta despedida no caben los compromisos, aquí solo pueden ir verdaderas amigas de la novia, personas con las que ella se sienta cómoda. Nada de invitar a la o las amigas incomodas, celosas o envidiosas, si se enojan o se ofenden, ni modo, la culpa es de ellas por ser tan mala compañía -la neta-.

Comida y bebida:

En el magno evento no puede faltar la comida y la bebida. Algo que sea rico y puedan preparar ustedes mismas, sería genial. No olviden los postres. Las bebidas deberán elegirlas según la hora en la que será la despedida, la comida que van a servir y lo que a la novia le guste. No olviden algo fuerte, ginebra, tequila, vodka… unos jelly shots pueden ser una buena opción.

Los juegos:

Conociendo a la novia, podemos elegir los juegos para el evento. En la de Lore hubo muchos juegos y no saben la de risas que nos provocaron. Les dejo algunas ideas:

  1. Basta Erótico: apodo sexoso, canción sexy, accesorio sexual, posición sexual, lugar para tener sexo, etc.
  2. Mete el Chile en la Botella: tienen que amarrar un chile verde a su cintura con un hilo, aseguren que el chile quede colgando a la altura de sus muslos. Con esto hecho, deben intentar introducirlo por la abertura de una botella de cerveza o vino.
  3. Atínale al vaso: colocan un limón o una pelota de ping pong entre sus rodillas y deben caminar unos metros hasta el vaso, donde deberán dejar caer el limón o la pelota. Quien pierda vuelve a comenzar, gana el primero que logre poner el limón o la pelota dentro del vaso.
  4. Ponle la cola al burro: es un juego típico y aquí entra la creatividad de las organizadoras para adaptarlo al tema de la despedida. Puede ser besos en un cuerpo de hombre, por ejemplo.
  5. Novio Vs. Novia: Preparen una lista de preguntas sobre la relación de los novios, háganle las preguntas al novio y anoten las respuestas (deben asegurarse que el novio no le diga nada a la novia). En la despedida, deberán hacerle las mismas preguntas a la novia, cada vez que la novia responda lo mismo que el novio, toman las invitadas, cuando la novia no de la misma respuesta del novio, toma ella.
  6. Truena el globo: La novia debe elegir parejas y una posición sexual, el objetivo es que las arenas truenen el globo imitando la posición sexual. Puede hacer varias rondas con diferentes posiciones y cambiando de parejas. Es muy divertido y créanme que la novia va a morir de risa de ver a sus amigas haciendo eso.

Música:

Pueden diseñar una lista en Spotify que sirva para amenizar cada momento de la despedida. No olviden las bocinas.

Decoración: 

No importa en donde sea la despedida, lo importante es decorar el lugar para la ocasión. En lugares como Fantasías Miguel, ya venden muchas cosas hechas que se pueden utilizar, aunque darle un toque único y personal, no está de más. Las flores de papel y naturales son una gran opción.

El factor sorpresa:

Si la despedida en si, no es un evento sorpresa para la novia, busquen algo con lo que puedan sorprenderla, puede ser un regalo, un scrapbook o una actividad, lo importante es sorprenderla y emocionarla al máximo.

Una platica de amigas:

Algo que no puede faltar es el momento de sentarse todas y hablar, hablar y hablar, como en lo viejos tiempos, cuando todas tenían más tiempo disponible para tomarse un café entre amigas de vez en cuando. Al ser una despedida de soltera, el tema del sexo no puede dejarse de lado y una buena forma de incentivar la platica es con los tips sexys. Las experiencias y consejos de todas pueden terminar siendo de gran ayuda para la novia.

Evitar conversaciones incómodas:

Si saben que la novia está teniendo un conflicto con respecto a algo o alguien, es mejor evitar hablar de ello. El punto de la despedida es que la novia se distraiga del estrés que implica la organización de la boda, se relaje y se divierta

Ahora sí, ya están listas para organizar una despedida de soltera diferente y divertida. Platíquenme que tal les va con estos consejos y no olviden compartir los suyos. Pueden seguirme en redes sociales.

5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidas

El celular nos está robando momentos, recuerdos, relaciones, trabajos… acumulamos miles de fotos de momentos que vivimos a medias.

5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidas

Foto tomada de Pinterest

No sé si a ustedes les pasa, pero a veces extraño aquellos tiempos en los que los celulares servían solo para llamar y mandar mensajes de texto; cuando aquellos aparatejos con tapa, pasaban gran parte del día reposando en los cinturones o en el fondo de una bolsa y no en las manos de las personas.

Desde hace tiempo empecé a analizar la dependencia que tenemos y la forma en la que han cambiado las cosas desde que podemos controlar nuestra vida a través de un teléfono. Y puedo confesar que he descubierto lo mucho que me molesta.

Vamos a tomar un café y lo primero que todos ponemos sobre la mesa es el celular, por supuesto, lo ponemos boca arriba para poder revisarlo a cada momento y justificarnos diciendo que estamos viendo la hora, ¡Ja! como si tuviéramos que desactivar una bomba y ver el reloj cada segundo. Interrumpimos la conversación para tomar fotos y obvio, subirlas a Instagram en el momento, no queremos que nuestros seguidores se queden sin dormir por la angustia de no saber que estábamos haciendo.

5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidas

Foto tomada de Pinterest

Nos están hablando, contándonos algo importante, pero si se prende la pantalla, automáticamente desviamos la vista valiéndonos gorro que la otra persona está hablándonos; nos entra una llamada, un mail o un mensaje y ya ni siquiera nos disculpamos y pedimos tiempo para responder, simplemente comenzamos a escribir y le decimos a la persona con la que estamos “sigue, te escucho” – y obvio, no escuchamos nada de lo que dice en los siguientes minutos-.

Nuestra nomofobia nos está arruinando la vida y ni siquiera somos capaces de darnos cuenta, como todo el mundo vive pegado a su celular, nos parece algo normal, pero déjenme deshilarles un poco el asunto y, probablemente, cuando terminen de leer este post verán su celular de otra manera.

5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidas

Foto tomada de Pinterest
  1. Profesionales obsesivos:

    ¿Te acuerdas cuando el trabajo no te seguía a todos lados? ¿Cuándo el baño era un lugar privado y las vacaciones eran para descansar? Bueno, pues ahora el trabajo ya no es de lunes a viernes de 8 am a 7 pm, ahora trabajamos 24/7, cualquier momento es bueno para mandar un mail, hacer llamadas “urgentes” y pedidos de último minuto. Hemos perdido la noción de tiempo y espacio, los momentos y lugares ya no tienen un objetivo central, hoy podemos hacer todo, a cualquier hora y en cualquier lugar. Bueno, ya ni enfermarnos podemos, hace unas semanas operaron a mi mamá de emergencia y una persona del trabajo no paro de hablarle, siempre argumentado que se trataba de una “emergencia”, valiéndole madres que ella acabará de salir del quirófano, ¡¡por favor!! ¡Qué falta de respeto creer que una persona tiene la obligación de respondernos hasta cuando está en un hospital sintiéndose de la patada!

  2. Profesionales cyberperezosos:

    Esta es la otra cara de la moneda, una cara que solo demuestra lo incongruentes que somos cuando del uso del celular se trata, y es que mientras el celular implica llevar la oficina y el trabajo a todos lados, también es el causante de que la productividad y efectividad profesional se vea afectada. Estudios hechos por Kaspersky Lab en diferentes países del mundo, mostró que la productividad de las personas se reduce hasta 26% cuando tienen cerca su teléfono móvil, de hecho, un estudio de la Universidad de Kansas concluyó que las personas pasan entre el 60% y el 80% de su jornada laboral practicando cyberloafing o cyberpereza -como tuvieron a bien nombrarlo en español- y que según la Universidad de Texas le representa a las empresas una perdida de hasta 85,000 millones de dólares al año. O sea, en nuestras horas de trabajo estamos distraídos con el celular, pero cuando deberíamos estar compartiendo con nuestra familia, pareja o amigos, no dudamos en responder ese “mail urgente” y, de paso, aprovechamos para echarle una revisada a Facebook, total, ya tenemos el trabajo de pretexto.

    5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidasFoto tomada de Pinterest
  3. Nuestra vida social digital:

    Mientras nuestro círculo social digital es cada vez más grande, el real es cada vez más pequeño, y esto, en gran medida, se debe a que ya casi no nos comunicamos con las personas que nos rodean. Podemos tener a nuestros amigos a un lado y preferimos usar el celular para interactuar con ellos. Un viaje con la familia es sinónimo de pasar más tiempo compartiendo fotos para que todo el mundo vea lo increíble que la estamos pasando, que disfrutando realmente del viaje. Lo mismo pasa cuando salimos, vamos a una fiesta o a comer unos tacos, es más importante subir la foto del taco y grabar un boomerang del taquero cortando el pastor, que hablar con nuestros acompañantes. Honestamente no entiendo porque en lugar de decir “voy a cenar con tal…” no decimos “voy con tal para hacernos compañía mientras revisamos nuestros celulares”.

  4. Amor internauta:

    Entras en un restaurante, el lugar está lleno parejas sentadas a la luz de las velas, no escuchas conversaciones, la música de fondo se pierde entre ruidos de cubiertos golpeándose y el ir de venir de los meseros, todos los comensales están con la cara metida en el celular ¿te resulta familiar esta escena? Bueno, pues así es el romance hoy en día. Las parejas ya no hablan entre sí y cuando lo hacen, es para comentar algo que vieron en Facebook. Y no creas que esas parejas son las únicas, tú mismo lo has vivido, has estado sentado, con la comida servida, esperando que tu pareja deje el teléfono; y si no lo has vivido, es probable que seas tú el que está revisando las últimas noticias de Twitter cuando deberías estar compartiendo con tu pareja.

    5 formas en las que el celular está arruinando nuestras vidasFoto tomada de Pinterest
  5. Todo se reduce a una pantalla:

    Podemos estar en una comida con la familia que no vemos muy seguido, en un reencuentro con amigos, en una viaje al otro lado del mundo o comprometiéndonos con alguien, no importa que tan único, soñado y esperado sea el momento, nosotros nos preocupamos más por compartirlo en las redes que por disfrutarlo. Cuantas veces te ha pasado que alguien te pregunta si te acuerdas de tal o cual cosa que paso en el cumpleaños al que fuiste la noche anterior y simplemente no lo recuerdas porque, probablemente, estabas posando para lograr tu mejor ángulo en tu nueva historia de Instagram en lugar de estar festejando con el cumpleañero.

El celular nos está robando momentos, recuerdos, relaciones, trabajos… acumulamos miles de fotos de momentos que vivimos a medias. Nos aislamos, dejamos de hacer cosas, de disfrutar.

Gracias por leerme y compartirme tus comentarios… Espero que después de leer este post dejes un poco tu celular y disfrutes más de las personas y los momentos que la vida te regala.

A %d blogueros les gusta esto: