Categoría: Del Caos Nacen las Estrellas✨

Cómo saber cuando es momento de decirle adiós a nuestro perro

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Decirle adiós a nuestro perro, nuestro hijo, nuestro mejor amigo, nunca será algo fácil.

Cómo saber cuando es momento de decirle adiós a nuestro perro

La semana pasada mi novio y yo vivimos un auténtico infierno. Después de unos días de ver a Baloo echado, sin querer comer y vomitando, creyendo que probablemente estaba empachado, de pronto descubrimos síntomas completamente anormales y que iban mucho más allá de un simple malestar.

Su respiración empezó a ser cada vez más rápida, su hocico -que suele tener manchas rosas- estaba pálido, sus encías y lengua también; y no solo eso, estaba frío, súper frío, aunque el no parecía sentirlo, por más que lo tapábamos y abrazábamos el seguía helado.

Con todo el susto del mundo lo llevamos a la único hospital veterinario que encontramos abierto en domingo. De un primer vistazo, decidieron hospitalizarlo para hacerle estudios.

Los preliminares de los estudios fueron solo un aviso del horrible diagnóstico que nos esperaba. Esa tarde empezó nuestra pesadilla. Nuestro cachorro de solo un año y nueve meses fue diagnosticado con una cardiopatía congénita en el lado derecho de su corazón que le provocó algo llamado estenosis pulmonar, además de una insuficiencia hepática.

El diagnóstico fue como un cubetazo de agua fría, pero saber que su esperanza de vida, si lograba salir de ese episodio, no era mayor a 6 meses, fue como un golpe seco en la boca del estomago, por algunos segundos nos quedamos sin aire.

Las primeras 72 horas fueron de un sufrimiento absoluto, Baloo no respondía a los tratamientos, cada visita lo veíamos más débil, más delgado, más resignado.

Pedimos una segunda opinión, creíamos qué tal vez el diagnóstico no era el correcto y por eso no estaba haciendo efecto el tratamiento; fuimos en busca de alguien que nos confirmara o desmintiera el diagnóstico, estábamos desesperados.

Cómo saber cuando es momento de decirle adiós a nuestro perro

Lo estaba paparazziando mientras chismeaba por la ventana y…

Comenzamos a pensar seriamente en la eutanasia. Ambos estábamos de acuerdo en algo, no queríamos que nuestro perro sufriera. Por mucho que nos doliera tomar una decisión así, no queríamos que nuestro egoísmo alargará la agonía de Baloo.

¿Será el momento de decirle adiós? ¿No es muy pronto para tomar esa decisión? ¿Y si esperamos un par de días más? ¿Y si solo estamos alargando su agonía? Y si aún no es su momento? ¿Pero si no lo hacemos ahora, después no será peor? ¿Si logra salir de esto, va a sufrir? Preguntas como esas pasaban por nuestra cabeza cada segundo del día.

Creo que los dos nos torturamos tanto pensándolo que llegamos a hablar sobre la posibilidad de que Baloo muriera de forma natural y la tranquilidad que sentiríamos de que él se fuera bajo sus propios términos.

El simple hecho de considerar la eutanasia como la mejor opción después de ver a nuestro perro tan malito y con un panorama nada prometedor sobre su calidad de vida, fue suficiente para que Baloo dijera “ni madres, ni crean que esto es todo para mí” y en cuestión de 2 días mejoro de una forma impresionante, empezó a comer, pudieron quitarle el oxígeno y, por fin, pudimos traerlo a casa.

De como creímos que iba a ser su vida a cómo es en realidad hasta ahora, la verdad hay mucha diferencia. No es que los veterinarios fueran unos exagerados, en realidad Bali tiene una enfermedad muy avanzada y su vida no es la de antes, pero tampoco parece un perro enfermo, no está tirado todo el día con cara de tristeza o malestar, en realidad el parece bastante feliz.

Camina por la casa, el jardín y el patio, chismea por doquier, su enfermedad no le impide emocionarse cuando nos ve, comer normalmente y hasta jugar un poco. Es verdad que ahora debemos estar más pendientes de él, no podemos dejarlo solo por mucho tiempo, debemos cuidar que no se agite mucho y cada cierto tiempo llevarlo a descansar para evitar la falta de oxígeno, también debemos darle un montón de medicinas a lo largo del día, por lo que el verdadero reto está siendo organizarnos para que el nunca este solo, darle sus medicinas a tiempo y que no se exagere con su actividad física.

Cómo saber cuando es momento de decirle adiós a nuestro perro

¡Me cacho en la movida!

Después de todo esto, puedo decirles que cuando se enfrenten a un diagnostico doloroso, siempre es importante buscar una segunda opinión y, sobre todo, analizar a conciencia el estado de su perrito. Con esta experiencia aprendí que ellos son los que nos dan la pauta para tomar decisiones que por muy dolorosas que sean son lo mejor para ellos.

No se trata de precipitarse, pero tampoco de alargar la agonía cuando ya no hay nada que hacer y el perrito está sufriendo.

Baloo se dio una segunda oportunidad que agradecemos infinitamente y nos dejó claro que no era su momento. Somos conscientes que su enfermedad es muy seria y mientras él no sufra, estaremos felices de tenerlo con nosotros y nos dedicaremos a llenarlo de amor y cuidados.

Muchas gracias por leerme y espero que mi historia sirva de ayuda para quienes estén pasando por un momento difícil con su perrihijo.

Nos leemos la siguiente semana, adioouus!

El arte de hacer tormentas en vasos de agua

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Armarla de pedo por una estupidez y dejar que el problema escale hasta límites insospechados, es un arte por muchos conocido y perfeccionado.

El arte de hacer tormentas en vasos de agua

Imagen tomada de stephanieleidang.blogspot.mx

Hace unos días alguien me platicaba sobre un problema que tuvo con una prima que más bien es como su hermana, aquello era digno de una telenovela, los gritos y los insultos de un momento de ira, se convirtieron en semanas de silencio y absoluto alejamiento. Se bloquearon en whatsapp y se borraron en Facebook, pero mantienen su amistad en Instagram para dedicarse indirectas.

Hasta aquel momento ninguna de las dos partes parecían tener planes a corto plazo para volver a dirigirse la palabra y, mucho menos, para reconciliarse.

Después de escuchar atenta cada detalle del asunto, aún tenía una gran duda ¿por qué pelearon de esa manera? ¿Qué provocó aquel problema de dimensiones dignas de Nostradamus?

   ¡¡¡UN COJÍN!!!

¿Es en serio? ¿Un cojín? ¿Pues de que era el cojín? ¿De oro? O ¿por que un cojín es razón suficiente para que dos primas/hermanas se peleen y se dejen de hablar por semanas?

Bueno, pues resulta que el perrito de una de ellas hizo de sus gracias con el cojín de la otra. La dueña del bendito cojín se enojo y dijo algo como “eso pasa porque no educas bien a tu perro” y la dueña del causante del conflicto se sintió ofendida y el resto es historia…

Entonces recordé aquel hermoso dicho de “hacer tormentas en vasos de agua” y lo mucho que nos gusta ponerlo en práctica. Armarla de pedo por una estupidez y dejar que el problema escale hasta límites insospechados, es una especialidad de muchas personas y un error en el que todos, aunque sea una sola vez, hemos caído.

Que un perro haga de sus gracias en tu cojín favorito es motivo de enojo, si. Que una persona te diga que no educas bien a tu perro, también puede ser molesto, pero ¿es esto razón suficiente para mandar a la fregada una relación de toda la vida?

Las susodichas, en medio de su enojo, dirían que si y sacarían una lista eterna de razones absurdas que justifiquen su exageración “hace 7 años se puso mi vestido y lo rompió, en Abril del año pasado le dio like a la foto de Juanchita que me cae mal, se fue a Acapulco y no me invito…” pero dejando la ira de lado y siendo racionales, la respuesta es ¡NO! ¡OBVIO QUE NO!

Y es ahí donde está el meollo del asunto, muchas veces estamos tan enfrascados en el “me dijo, le dije, me hizo…” que perdemos por completo la noción de lo que realmente provocó el problema y le damos demasiada importancia a algo que en realidad no la tiene. Sacamos por completo de contexto la situación y la llevamos al extremo.

Tan fácil que era dejar pasar unos días, pedir disculpas, llegar a un arreglo sobre el cojín dañado, perdonar y dejar de lado el incidente, pero no, ambas -como muchos de nosotros en ciertos momentos- optaron por hacer de un hecho molesto, una auténtica tragedia griega en la que el orgullo y el enojo se antepusieron a la racionalidad y lo que en realidad importa.

Esto es un pequeño recordatorio para que la siguiente vez que tengas un problema con alguien que quieres, tu mamá, tu hermano, tu amiga, tu pareja, no hagas una tormenta en un vaso de agua, no pierdas la perspectiva y saques de contexto el asunto hasta llevarlo a una zona en la que tu relación con esa persona peligre.

No pierdas personas y relaciones importantes por tonterías, por situaciones que, por molestas que sean, en comparación con la relación que tienes con esa persona, son nimiedades.

No olviden Cucus que #DelCaosNacenLasEstrellas

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino… Mi nuevo lema, una frase salida de los más profundo de mi revuelta cabeza y que ha cobrado mucho sentido para mí últimamente.

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Tonteando con mi mejor amiga
@Marrrrrimar

Todos soñamos con la realización personal y profesional, todos tenemos una imagen, por borrosa que sea, de nuestro lugar feliz, de todo aquello que debemos conseguir para llegar al punto de sentirnos plenos; pero últimamente me he estado preguntando si realmente existe ese punto, ese lugar…

No me mal entiendan, no estoy en depresión ni en etapa de negatividad, ni quiero mandar a todos a la fregda, simplemente estoy empezando a descubrir que la plenitud y la felicidad están mucho más allá de alcanzar una meta o llegar a un lugar o a un punto de éxito -con la definición que cada uno le damos a esa palabra-.

Pienso en tantas y tantas personas que han llegado a un punto de éxito absoluto, que parecen tenerlo todo y aún así no se ven felices, no disfrutan su vida. Y es entonces que me doy cuenta que la felicidad no radica en alcanzar el éxito, si no en el día a día, en el amor con el que hacemos las cosas, en la actitud con la que afrontamos la vida y con la que nos levantamos cada mañana.

El verdadero reto de la felicidad no está en llegar a un objetivo, si no en elegir el camino correcto y disfrutarlo con todas sus subidas y bajadas.

Cuando no aprendes a disfrutar del camino, no sabrás disfrutar del destino

Un día perdida por la ciudad
@Marrrrrimar

Alguna vez leí que cuando uno deja de soñar deja de vivir y cuando lo pienso detenidamente es cierto, cuando llegas al destino que tanto soñaste, aquel que creíste que se convertiría e tu felicidad absoluta y en el cual los miedos y problemas desaparecerían, cuando llegas ahí ¿qué sigue?

Para mí la respuesta es clara, ¡seguir soñando! La vida es un camino continuo, lleno de curvas, circuitos, subidas, bajadas, paradas… y solo en la medida en que aprendamos a disfrutar del camino podremos disfrutar de cada destino al que lleguemos a lo largo del viaje.

No importa que tan difícil sea el camino o que tan diferente sea la realidad de las expectativas, disfruten cada momento que de eso se trata la vida.

Mercado San Genaro, el nuevo spot gourmet de la CDMX

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Queridos amantes del buen comer, esta recomendación es para ustedes que, al igual que yo, aman la comida más que así mismos.

Mercado San Genaro, el nuevo spot gourmet de la CDMX

 Fachada del Mercado San Genaro

Mi mamá ya es toda una seguidora de tendencias y esto de la onda hipster empieza a acomodarle demasiado bien, tan bien, que ahora es ella la que me recomienda lugares. Así fue como descubrí el Mercado San Genaro, un nuevo spot gourmet en la CDMX que realmente me gustó.

Mientras el centro de las miradas sigue en el pionero Mercado Roma, la Ciudad ofrece cada vez más propuestas inspiradas en el concepto de mercado o comedor gourmet y uno de los más recientes es el Mercado San Genaro, que se encuentra en Mariano Escobedo 220, esquina Laguna de Mayarán, muy cerquita de Polanco y en una zona donde cada vez hay más complejos habitacionales y corporativos.

La oferta gastronómica de este lugar me impactó, con 60 locales que ofrecen todo tipo de comida como barbacoa, marlin, cochinita pibil, ramen, lasañas, sandwiches, tortas, cortes de carne, hamburguesas, hot dogs, choripanes, antojitos mexicanos, mariscos, malteadas y papas fritas, waffles, comida saludable, vegetariana, italiana, española, francesa, thai, japonesa… en fin. En el Mercado San Genaro hay opciones para todos, lo que para mi familia resultó realmente maravilloso, porque rara vez nuestros antojos coinciden y por primera vez en mucho tiempo no debimos discutir al elegir la ubicación de nuestra comida dominguera.

Mi papá pareció disfrutar mucho sus tortas de Forteza; mi mamá se veía feliz con su tortilla de patata de Ariosto; la hamburguesa de Jack´s Butcher y el burrito kung-pao de Wok Chop que comió mi novio lo dejaron más que satisfecho; el wok de mongolian beef con tallarines y los tacos de lechuga que comí, también de Wok Chop, simplemente me encantaron, solo de ver las fotos babeo.

Las opciones dulces también son varias, no probé todas -tampoco soy tan atascada- pero el helado de menta con chocolate de Due Gelato que comí era una delicia. También hay palomitas de sabores, paletas heladas, cupcakes y hasta postres aptos para celiácos, diabéticos y veganos.

Una hermosa cafetería a la entrada y una barra de vinos justo en el centro del comedor, un amplio espacio lleno de largos tablones con bancas y sillas para poder compartir con tus acompañantes y hasta platicar con uno que otro extraño, son el broche de oro para este mercado que, más que un lugar, es toda una experiencia que deben darse la oportunidad de vivir.

Por cierto, el Mercado San Genaro cuenta son área infantil y un mercado de pulgas donde se pueden comprar y vender antigüedades los fines de semana. Lo mejor es llegar caminando, pero si vas en coche, no te preocupes, cuentan con servicio de valet parking.

Aquí les dejo la pagina del mercado para más información. En la página no pude encontrar los nombres de todos los establecimientos que están en el mercado, pero pueden darse una buena idea de lo que encontrarán.

A %d blogueros les gusta esto: