Conociendo el mundo en metro, trenes y camiones

Queridos #CucuTravelers, ¿cómo se encuentran en estas locas semanas de #HoyNoCircula? Mucho en contra, mucho a favor y nadie sabe lo que pasará. Lo que es un hecho es que parar mil autos sólo hará que se compren otros mil autos y así la ciudad se va a llenar nuevamente de coches. Pero ese no es el tema de nuestra nota, no queremos armar polémica, solo platicar de cómo se vive el transporte público como viajero.

Recorriendo el mundo en metro, trenes y camiones

Nos encanta viajar y turistear a bajos costos y de la mejor manera, y creo que es ahí donde radica el problema. Todos los que hemos ido a Europa o han escuchado de viajes al Viejo Continente saben que la forma más práctica de conocer lo más que se pueda, es moviéndose en metro y autobuses; y para tramos muy largos, en trenes; y en ocasiones especiales, hasta en barcos.

Bueno ¿a qué se debe todo esto? a varias cosas, el transporte público no es nada barato -hablando de Estados Unidos y Europa-, pero es sumamente eficiente y la mayoría de los casos es seguro, por lo que no hay  necesitad de tener un auto propio.

Un amigo me platicaba que Francia (específicamente en Lyon), “un vecino les dio un ride hasta la estación de metro más cercana, porque todos los días esperaba en la misma parada el camión… Más tarde llegando al metro que por supuesto estaba atascado, pero eso no era motivo de empujones o agresiones todos te dejaban bajar, y entrar y nadie enloquecía “.

Cuando vas por los metros de Madrid, París y Londres, ves un montón de gente con su maleta, con sus mascotas y nadie se empuja. Todos te dejan pasar con tus maletas y no por eso tienes que pagar doble pasaje, cuando es necesario salir, llegas a la salida sin ningún problema, pidiendo permiso.

Si comparamos y hablamos de los taxis en Sudamérica, estos no son seguros, son casi tan terribles (o más) como el servicio que se presta en México, con la diferencia de que en ocasiones fungen como guías turísticos. Eso sí, hay que saber dónde tomarlos, la mayor parte de las veces afuera de los hoteles, ya que si no puedes terminar con Nemo, o en un lugar peor.

Por el contrario, en Londres, todos los taxistas son sometidos a numerosas pruebas y todos conocen todas las calles de la ciudad sin necesidad de un mapa y por eso su costo se eleva. Tanto en Norte América y otros países de la Unión Europea, existe un equilibrio entre costo y beneficio ya que ofrecen seguridad con choferes capacitados.

En la mayor parte de los metros en Europa hay personal para auxiliar al turista sobre ubicación y cuotas, unos más amables que otros, pero eso depende de la cultura. Muchas veces aunque no hablen español, son amables para sacarte del apuro. Algunos trenes son viejos, si, es verdad, pero cuentan con un gran número de vagones, pasan continuamente y así no se acumula la gente evitando hacer insufrible el paso. Nadie se pasa los torniquetes del metro, todos son conscientes de que se debe pagar el servicio y de no hacerlo se harán acreedores a una multa de 175£ por brincar la barra.

Los camiones y trenes son extremadamente puntuales, no esperan a NADIE, lo mejor es que no se paran en todos lados ni a mitad de la calle o en quintuple fila y la gente no exige tratos especiales, sabe que SOLO Y EXCLUSIVAMENTE SE DETIENE EN LAS PARADAS, no hay más.

Por supuesto, al desconocer el medio de transporte es normal que no sepas las cuotas o formas de pago, incluso ya estando en el transporte es probable que te digan que no pueden aceptar efectivo. En Londres, en una ocasión tomé un camión y desconocía que no aceptaban efectivo, entonces me dieron un ticket con una página de internet y un código para pagar posteriormente el uso del camión.

De esta forma, ¿para qué quieres un carro, si es más fácil y barato usar el transporte público?

Entonces no es el metro o el transporte público, es la cultura de cada ciudad. El mexicano está acostumbrado a que “papá gobierno” le de todo, entonces el gobierno deja de hacer cosas como regular el transporte público para la sobre población que acaba con nuestro ecosistema.

El día que aprendamos a no empujar en metros y camiones, a no faltarle el respeto a las mujeres en el transporte público, a caminar hasta la parada y a bajarnos donde corresponde, a no robar pertenencias o asaltar a alguien sólo porque lleva traje, entonces estamos listos para un cambio, de igual forma podríamos compararlo con millones de ciudades, en las que el transporte es más ineficiente pero no creo que a nadie le guste ir en retroceso.

Alitzel Nangucé en The Cucu Room

Alitzel Nangucé
Follow me

Alitzel Nangucé

Amante del verde, de reír, del mundo, curiosa por naturaleza lo que me lleva a investigar y que mejor para descubrirlo que diferentes formas, lectura, arte, culturas, personas, nunca pierdo la capacidad de asombro.
Alitzel Nangucé
Follow me
El kit perfecto para rockear en un concierto
De la ciudad a la plataforma

One Reply to “Conociendo el mundo en metro, trenes y camiones”

  1. […] Viajando en Trenes, Metros y Camiones […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.