Diario de un Viajero: el zibiba o callo de la fé

¿Qué es el zibiba o callo de la fé de los musulmanes?

zibiba

Es la primera vez que estoy en un país islámico y al primer día de estar en esta gran ciudad, El Cairo, tuve la sensación de que los egipcios tenían una curiosa mutación genética que solamente heredaban los varones: era una especie de lunar oscuro en la mitad de la frente. El tamaño de esta mancha, entre negruzca y marrón, varía mucho con las personas, pero un buen porcentaje de la población masculina presenta esta característica.

Al cabo de un rato me atreví a preguntar a un egipcio que qué era eso. El se rió no se si por mi ingenuidad y me dijo que esa mancha era un callo que les salía a las personas muy piadosas, “el callo de la fe”, de tanto refregar la frente contra los tapetes de oración. Bien sea en las mezquitas o en cualquier otro sitio, a ciertas horas del día los fieles musulmanes dirigen su cara hacia La Meca y se inclinan varias veces hasta rozar el suelo con la frente mientras musitan sus plegarias.

Este callo típico de los islámicos recibe en árabe un nombre humorístico y metafórico, zibiba, que quiere decir uva pasa. El egipcio agrego a la plática que cuando un político egipcio quiere ganarse el favor de los electores más fervorosos, que son la mayoría, cultiva cuidadosamente, antes de sus apariciones en público, su propia zibiba, de manera que ésta quede bien visible tanto en persona como en televisión. La gente fervorosa le ve el callo oscuro al político y exclama por dentro: “¡Ah, este es un hombre respetuoso de los preceptos del Corán. Por lo tanto ha de ser una buena persona, un buen gobernante y un buen musulmán!”.

zibiba

Todo esto se me vino a la cabeza al ver cómo se escudaban también en la fe quienes pelearon la guerra contra Irak, todos la harían con el apoyo y en el nombre de Dios. No solamente el tirano Hussein (a algunos de sus lugartenientes se les veía la zibiba) invoca la protección y la venganza de Alá, sino que también, vi al presidente Bush, a su asesora Condoleezza, a su ministro Rumsfeld, todos con las manos entrelazadas fervorosamente, rogándole al “God” que siempre “Bless America”, que los apoye en su cruzada por el bien en Irak.

El caso es que el callo de la fe existe en todas partes, y a veces se ve más, o se ve menos, y dura un día o dura todo el año. Lo curioso es que todos los poderosos creen tener a Dios de su parte, o creen que el Corazón de Jesús los asiste, o Mahoma, o Alá, la Biblia o El Corán. Para todas las acciones, buenas o malas, eso no importa, indirectamente nos dicen: no se preocupen, que Dios está de nuestro lado.

zibiba

Pero qué tal que a Dios le tuvieran sin cuidado los asuntos de los hombres, como creía Platón. Es posible que le resulten tan insignificantes nuestras locas disputas y nuestras guerras atroces como a cualquier humano una batalla entre hormigas negras y hormigas coloradas.

Por eso “Viva la paz” al fin y al cabo es lo que en el fondo coinciden todas las religiones.

No tomé fotos de musulmanes con ziziba por respeto. Las fotos las bajé de internet.

Síganos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

signature6a

Un perro perfecto, un perro con brackets
Cómo detectar a un mentiroso a través de su letra

Deja un comentario