El lado oscuro y poco conocido de Benito Juárez

Benito Juárez, un personaje importante en la historia de México que lejos estuvo de ser el político intachable digno de la idolatría que hoy se le profesa.

Benito Juárez

Pocas cosas de nuestra idealista historia mexicana me resultan tan absurdas como la idolatría y veneración a Benito Juárez, a quien la demagogia y la politizada educación se han encargado de convertir en una especie de Dios del que celebramos su natalicio cada 21 de marzo.

La clase política de México con ayuda de historiadores, escritores y muchos otros “profesionales”, se han encargado de convertir la historia de nuestro país en una especie de telenovela de buenos y de malos, donde la infinidad de matices propios de las personalidades humanas no tienen lugar.

Juárez ha sido el más afortunado de todos los personajes que componen esta tragicomedia en la que se ha convertido nuestra historia nacional, en él se han posado los ideales de nacionalismo, indigenismo y democracia, omitiendo rasgos propios de la personalidad e ideología política y social de Juárez, así como importantes acontecimientos de su vida y su carrera que sugieren todo lo contrario.

1. Juárez el nacionalista: Juárez no era un nacionalista, era un fanático liberal comprometido y capaz de cualquier cosa por imponer sus intereses personales e ideológicos, lo que lo llevó a poner en serio peligro la soberanía de México. Para muestra está el poco conocido y muy aterrador tratado McLane-Ocampo, con el que Juárez cedía todos los derechos a Estados Unidos para el libre tránsito comercial, militar y civil por territorio mexicano y le otorgaba un derecho de exclusividad sobre el Istmo de Tehuantepec, a cambio de ser reconocido por el gobierno de aquel de país como presidente constitucional de México y así salir triunfante en la Guerra de Reforma.

En pocas palabras, Don Benito Juárez fue tan “vende patrias” como Santa Anna, solo que el tratado McLane-Ocampo no fue aceptado por el congreso de Estados Unidos y los historiadores mexicanos, ni tardos ni perezosos, han intentado justificar este hecho asegurando que solo se trató de una estrategia política y que Juárez desde el principio sabía que no lo iban a aceptar, solo les faltó asegurar que Juárez era vidente y que tenía poderes sobrenaturales.

Benito Juárez

Imagen de www.taringa.com

2. Juárez, el símbolo de la democracia mexicana: Juárez era un demócrata de palabra pero no de acciones, para el la democracia no era más que un lindo ideal que difícilmente iba ser alcanzado en México. Se mantuvo en el poder 14 años gracias al sistema de reelección en contra de la voluntad de su propio partido, por lo que fue participe de 3 elecciones en las que siempre fue acusado por adversarios y partidarios de fraude electoral. De hecho, los famosos “votos fantasma” en México se los debemos a Juárez, y es que cada vez que él iba a elecciones, hasta lo muertos decidían regresar del más allá para emitir su voto, y fue durante la cerrada contienda de 1871 frente a Porfirio Díaz, cuando las sospechas sobre esta práctica se intensificaron, a pesar de eso, el congreso designó a Juárez como presidente.

Benito Juárez

Imagen de mitofago.com

3. ¿Indigenista Juárez?:  Juárez era indígena, pero eso no lo hace ni lo hizo un defensor de los derechos de los indígenas. Si bien se declaró en favor de la educación para ellos, durante su gobierno jamás presentó proyectos de ley o causas en pro del desarrollo, protección o inclusión de los pueblos indígenas. Juárez compartía con Porfirio Díaz -quien a menudo olvidamos que también era indígena- ideales sobre desarrollo y modernización, lo que lo llevó a despojar a muchos “indios” -como se les llamaba en aquel entonces y como él también se refería a ellos- de sus tierras en su afán de industrialización. 

Benito Juárez

Benito Juárez con su hermana (izquierda) y su esposa Margarita (derecha)
Imagen de origenoticias.com

No se trata de ver a Benito Juárez como el peor o el más malo de todos, se trata de dejar de idealizar a un personaje y de idolatrar a un hombre que no fue totalmente bueno ni totalmente malo, simplemente fue humano, fue un político con ideales, ambiciones, aciertos y errores, como todos.

Veamos al personaje tal y como fue, al presidente que debió afrontar los dilemas de su época, que tomó medidas poco populares y que muchas veces anticipó sus intereses a los de la patria; dejemos de creer y de crearnos historias de fantasía, ya es momento de que aprendamos de nuestros errores como nación y dejemos de esperar que un pseudo dios disfrazado de sacerdote, de indígena o de caudillo venga a salvarnos de los tiranos y a cambiar todo lo que odiamos.

Muchas gracias por leerme, sígueme en Instagram y Twitter @Marrrrrimar y no olvides compartirme tus comentarios.

Te invito a seguir la actividad de está página a través de Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Periscope.

signature3a

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
Detecta víctimas de bullying a través de la letra
El mito de la firma complicada

3 Replies to “El lado oscuro y poco conocido de Benito Juárez”

  1. El mapa es inexacto, ya que el proyecto de Tratado Mclane -Ocampo, no cede ningún Km2 de territorio.

  2. Podrías poner tus fuentes de información, ya que yo tengo otras donde si se mencionan las razones por las cuales se busco el TMO, y no precisamente por que Juarez quería. En si es por que Estados Unidos quería, respecto al indigenismo, revisa por favor “Reglamentación de los títulos existentes en el estado de Chihuahua, y válida para toda la República”. De done sacaste los “votos Fantasa”? saludos

  3. […] que no existe personaje más inflado y relleno de mentiras favorecedoras en nuestra historia nacional que Benito Juárez. Ese hombre que se llenó la boca con […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.