Inyectar el pavo navideño es un desperdicio de tiempo… y de vino

Por qué inyectar el pavo no sirve de nada

Consigue un pavo jugoso y delicioso siguiendo 5 sencillos pasos, tómate el vino y olvídate de las jeringas.

El típico pavo navideño nunca ha sido mi plato favorito, de hecho, desde hace años, en casa nos rendimos intentado preparar un pavo jugoso que supiera tan rico como se veía.

Recuerdo a mi mamá y a mi abuela, dos maravillosas cocineras, luchando contra un pavo cada 24 de diciembre, inyectandole vino por doquier y haciendo circo, maroma y teatro para lograr el pavo perfecto. Cada año, alguien aparecia con una nueva «receta secreta» que prometía un pavo jugoso y delicioso… pero cada año, el pavo resultaba seco. A nadie le encantaba, así que decidimos sacarlo del menú.

Pero hace poco descubrí que he pasado mis 28 años de vida totalmente engañada con respecto al pavo navideño. Claramente, al igual que cualquier animal, tiene partes mas jugosas que otras, pero la razón por la que resulta una carne muy seca, especialmente cuando se cocina completo, es porque el común denominador de los cocineros no sabemos prepararlo.

Desde que decidí llevar mi afición por la cocina a un plano más profesional, he aprendido un monton de cosas, entre ellas a preparar pavo navideño de la forma correcta.

Para empezar, aunque veas estantes repletos de «jeringas especiales para pavos», no te dejes convencer, no las compres. La razón por la que inyectarlos no sirve de nada, se debe a que, con el calor, los pequeños cumulos de liquido presionan la carne o piel que los cubre hasta reventarla y el vino, termina en el fondo del recipiente.

Hidratar y marinar correctamente un pavo no requiere de ningún tipo de intervención medica -casi quirurgica- a las que estamos acostumbrados; espacio en el refrigerador, una cubeta y unos cuantos ingredientes son suficientes:

Paso 1

Lo primerito que debemos de hacer es descongelar el pavo. Lo ideal es comenzar con días de anticipación para darle el tiempo necesario al proceso de descongelamiento, que debemos hacer en el refrigerador.

Paso 2

Ya descongelado, es momento de preparar la hidratación para el pavo. En una cubeta o recipiente en el que quepa completo y pueda ser completamente cubierto de liquido. Dentro de la cubeta colocamos:

1 litro de vino blanco
Agua suficiente para cubrir el pavo
1/2 kilo de azucar
Especies a tu gusto
2 zanahorias cortadas en cuatro
2 cebollas cortadas en cuatro
4 tallos de apio
3 dientes de ajo cortados por la mitad
1 poro mediano cortado en cuatro

Paso 3

Sacamos el pavo del refrigerador, quitalmos la envoltura y lo sumergimos en la marinada. Nos aseguramos de que este completamente sumergido, cubrimos la cubeta con papel film y la dejamos dentro del refrigerador o en un lugar obscuro y fresco.

Paso 4

Pasados los 3 días, sacamos el pavo de la marinada y lo secamos con un manta de cielo. Lo colocamos sobre una pavera o escoffier y por debajo de la piel, laqueamos con una mantequilla de buena calidad y en buena cantidad.

Paso 5

El horneado es otra parte importantísima para lograr un pavo jugoso. Un error común en el que todos hemos caido, es hornear el pavo de un solo lado y nunca darle vuelta. Para que la cocción sea pareja y no haya zonas secas y otras crudas, debemos darle 2 o 3 horas (dependiendo de su tamaño) de cada lado a fuego medio. Primero con la pechuga hacia abajo y después con la pechuga hacia arriba.

 

Ahora si tienes todos los secretos para lograr un pavo jugoso y delicioso. Cuéntame como te va preparándolo y que tal te queda el pavo esta navidad. Cualquier duda, no dudes en escribirme.

Firma Marimar

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
Tamalitos de manzana con canela
El original orange chicken de Panda Express

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.