La nueva Face-losofía

Face-losofía, la filosofía vista a través de Facebook.

facebook

Oh! Qué bueno habría sido que el Facebook existiera en los tiempos de mi prepa. Habría entendido perfectamente los conceptos básicos de la filosofía tal y como lo intentaba mi maestro, el buen Arístides que en vano se esforzaba todos los días intentando que aquellos conceptos hicieran eco en nuestras cabezotas ocupadas entonces solamente en tener conocimiento de los últimos chismes del día, enamorarnos y desenamorarnos.

Filosofía, repetía el pobre con su voz cansina, clase tras clase, es la ciencia de todas las cosas… por sus causas últimas… a la luz de la razón…

Filosofía… íbamos repitiendo uno a uno y luego a coro, pues era la única manera que el pobre profe había encontrado para que nos aprendiéramos de memoria las definiciones que luego vendrían en nuestro examen de ingreso a la universidad.

Y así, clase tras clase iba explicándonos conceptos oscuros de aquella ciencia, decía él, primera de todas y explicación de todo.

Al pasar los años, nunca volví a pensar en aquel curso, sin embargo de un tiempo para acá, la verdad última de la filosofía se ha ido develando ante mis ojos: Filosofía es… ¡Facebook!

Reviso mis apuntes:

  • La filosofía, decía el profesor Arístides en sus primeras lecciones, se le presenta al hombre de manera natural, toda vez que su curiosidad lo lleva a despertar y preguntarse el porqué de las cosas.

Y, resuelvo ahora yo: Facebook se me presenta tooodas las mañanas, (y medios días y medias tardes y antes de ir a dormir, también) de manera natural, toda vez que mi curiosidad me lleva a preguntarme el porqué de cualquier cosa: “Seguramente en el face dice por qué hay tanto tránsito; Deja ver si en el face pusieron algo de cómo quedó el partido… Voy a preguntar en face si alguien sabe algo de… ¡¡¡lo que sea!!! Todo aparece en Facebook.

Un poco más adelante, escribí un dictado:

  • El hombre cuando filosofa, pone en marcha un análisis coherente y racional que consistirá en el planteamiento y la respuesta de cuanta cuestión se nos ocurra, por ejemplo, el sentido de la vida, qué es el hombre, qué puedo esperar de tal cosa…

¡¡Y así es!!!, ¡¡¡Claro!!! A toda publicación o cambio de estado que se ponga en Facebook, corresponde un “comment”.

Cualquiera podemos colgar libremente lo que sea en nuestro “muro” y esperar a que alguien lo comente. A veces robamos cartelitos de alguna página de “pensamientos mágicos”, otras veces andamos tristeando y ponemos una pequeña descripción acerca de nuestro estado de ánimo. Si tenemos suerte, nuestros amigos además de poner “me gusta” para que sepamos que leen lo que hemos colgado, ponen algún comentario y a veces varios se enganchan y se logra por ahí algún debatillo.

¡Caray! Todo cierto… sigue mi apunte.

  • La filosofía, en esa característica típica de constante indagación, está dirigida a lograr una visión más amplia y contextual del ser humano en su entorno personal, biológico y social.

¡Menos mal! ¡Yo ya me había creído que era una vulgar stalker! Así me dijeron que se les dice a quienes andan curioseando en los perfiles de los demás para ver a qué fiesta fueron y con quién (entorno social), que tan flaca o gorda se ha puesto (entorno biológico) y qué cosas anda pensando y subiendo (entorno personal).

  • La filosofía divide su saber (todo) en distintas disciplinas, por ejemplo, la lógica toma como objeto de estudio el análisis del lenguaje y del pensamiento. La estética analiza el valor de la belleza a través del arte. La ética reflexiona sobre los valores humanos como base de la conducta para diferenciar entre aquello que es correcto y aquello que es incorrecto.

¡Sí! Aunque un poco revuelto porque no daría tiempo de ordenar tantísimas aportaciones y publicaciones, en Facebook puedes encontrar todo tipo de sabiduría: Hay quienes disertan sobre el bien y el mal subiendo videos sobre perritos abandonados que te conmueven en lo más profundo del ser y te hacen comprobar cómo hay gente mala que los lastima.

Otros apuntan claramente y denotan enfado ante la falta de claridad en la expresión y lo feas que son las faltas de ortografía…

Algunos, más valientes y con un amplísimo conocimiento histórico y de derecho internacional, comentan cuestiones políticas y de protocolos. Es impresionante la crítica social tan seria que puedes encontrar en Facebook acerca de todo: de lo que dijo el presidente, de lo que propuso el papa, de lo que se puso la primera dama, de los horribles comentarios de Trump…

¡Cuánta razón tenía nuestro maestro Arístides!, ¿qué sería del hombre sin filosofía? ¿Cómo le haríamos nosotros, personas del siglo XXI, para dar una explicación coherente al mundo que nos rodea? ¿Cómo fundamentaríamos el sentido último de nuestra existencia? ¿De qué manera podríamos valorar la huella del hombre sobre el destino del universo? ¿Cómo dar un código ético a nuestras acciones y profesiones?

¿Cómo, en todo caso, podríamos hoy resolver las primeras y últimas cuestiones de toda ciencia: el cómo, el dónde, el cuándo y el por qué sin la ayuda invaluable del Facebook, que nos propone, plantea e indica los fundamentos de todo el ser existente? (digo de todo ser existente porque nos queda claro que hoy día, quien no tiene face no existe).

Algunas cuestiones se quedan en el tintero; desearía poder preguntarle al profesor Arístides en qué parte de la filosofía deberíamos analizarlas.

Más allá de su calidad ética de bien o mal, corresponden a un espacio distinto al de los griegos y por tanto deberían englobarse en una nueva disciplina filosófica (eso creo yo y podría ser mi aporte reflexivo y filosófico para la humanidad).

Veamos:

El hecho de photoshopear mis fotos antes de subirlas ¿es cuestionable dentro del debate moral? ¿Es bueno o malo? Porque en su caso, siendo algo bueno para mí el quedar rechula con una pequeña retocadita, ¿es acaso malo para otro? ¡No!

Este, como otros asuntos relacionados, es algo que más bien le corresponde a la Estética el juzgarlo; en ese caso, la belleza en sí es un bien superior al que yo me estoy adhiriendo con el pequeño retoque que le he hecho a mis fotos antes de proponerlas al juicio ajeno.

Facebook se le presenta al ser del siglo XXI como una fuente inagotable de conocimientos y pone a disposición del hombre todo tipo de sabidurías, por eso es que pasamos tantas horas revisando las miles de publicaciones que han puesto nuestros amigos y los amigos de nuestros amigos. Nos estamos cultivando.

Lo que me apena es que algunos copien lo que dicen otros y lo hagan propio, eso no está bien. Si se comparte una publicación hay que darle el crédito al autor (si lo encuentras, si no pues no, pero se honesto y di que lo leíste en alguna parte o que alguien te dijo).

Finalmente, yo creo que hay que tomarse muy en serio el Facebook y su relación con la Filosofía a la cual considero que rescata del olvido.

Tiene la capacidad de volvernos locos cuando alguien comenta algo en “Te digo Juan para que entiendas Pedro”; en ese momento la reflexión humana se activa y la curiosidad natural de la que hablaba mi maestro surge de manera mágica y espontánea, no cesamos hasta averiguar en ese caso quién es Juan y quién Pedro y aplicamos de inmediato las otras grandes preguntas de la sabiduría humana: ¿Qué, cuándo, dónde y poooor quéeee????

Sigue la actividad del blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Cande Romera en The Cucu Room

Cande Romera
Cande Romera

Latest posts by Cande Romera (see all)

6 manías al volante que todos los chilangos odiamos
¡Basta de acoso callejero!

Deja un comentario