Las grandes mentiras de la historia de México

Cuatro personajes de la historia de México que no fueron como los pintaron.

Las grandes mentiras de la historia de México
Imagen tomada de webadictos.com

Recuerdo aquellos largos años que pasé horas sentada en un pupitre incómodo sin poder tocar el suelo con los pies -aunque eso aún me pasa-, con un libro de la SEP abierto frente a mi siguiendo con la mirada mientras la maestra leía cada párrafo. No sé cuántas veces fui castigada por cuestionar las verdades absolutas de los libros oficiales, especialmente las de los libros de historia, tan llenos de incongruencias que resultaban evidentes hasta para los niños.

Los años pasaron, el PRI dejó el poder -o mejor dicho, se lo quitaron-, crecí, comencé a encontrar fuentes alternas que me permitieron resolver y aclarar dudas de tantos y tantos años de una educación histórica impuesta y llena de lo que desde entonces sospechaba eran mentiras.

No es que quiera arruinarles las fiestas patrias, pero en medio de una crisis política, social y económica a nivel nacional, no encontré una mejor manera de conmemorar el aniversario de nuestra independencia que recordando algunas de las mentiras que han convertido nuestra identidad histórica en una telenovela, en un cuento infantil donde solo existe el negro y el blanco, con personajes sin matices, hombres que son buenos o son malos. Una triste historia que se ha encargado de convertir a buenos en villanos y a villanos en héroes nacionales dignos de venerar.

  1. Benito Juárez el Benemérito de las Américas:

    Creo que no existe personaje más inflado y relleno de mentiras favorecedoras en nuestra historia nacional que Benito Juárez. Ese hombre que se llenó la boca con aquella frase de «el respeto al derecho ajeno es la paz» y que la historia se ha encargado de coronar como el más grande de los héroes, fue un indígena que nunca se sintió orgulloso de sus raíces, que jamás hizo nada por favorecer a los indígenas por considerarlos inferiores; llegó al poder a base de fraudes y vendió la soberanía nacional al mejor postor.

  2. Porfirio Díaz, el villano favorito:

    Mientras la historia oficial lo vende como un dictador despiadado y aferrado al poder, este hombre, de raíces indígenas también, le dio a México el desarrollo industrial, cultural y económico que nos consagró como nación a los ojos del mundo. Hasta la fecha, ningún gobierno ha logrado los avances tecnológicos y el crecimiento económico que trajo consigo el Porfiriato, que muchos historiadores han catalogado como la época de oro de México.

  3. Miguel Hidalgo, el padre de la patria:

    El humilde y valiente cura que comenzó la guerra de independencia, era un servidor de Dios poco convencional, mujeriego y con especial gusto por el vino, que nunca tuvo como objetivo independizar territorios coloniales de la corona española, su verdadera intención era levantarse en armas contra los usurpadores franceses que le habían arrebatado el trono a Fernando VII y el mal gobierno.

  4. Maximiliano de Habsburgo, el gran usurpador:

    A diferencia de lo que la historia oficial nos cuenta, Maximiliano no era un seguidor de las ideas absolutistas y ni un usurpador extranjero en busca de una corona que le diera un poder divino sobre el pueblo. Era un político liberal con grandes ideas para reformar el país y de haber podido iniciar su proyecto de nación, tal vez otro gallo nos hubiera cantado. Su principal preocupación era la inclusión de los indigenas y fue su gran protector, siendo el primer mandatario en proponer la traducción de las leyes a lenguas nativas como el náhuatl.

¿Qué otras mentiras de la historia de México conoces?

Muchas gracias por leerme y seguirme en Instagram y Twitter.

signature3a

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
¿Por qué los niños tienen amigos imaginarios?
Cómo perder a un amigo en 10 pasos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.