Mi nueva mejor amiga: la copa menstrual

Hablar de toallas, tampones y copas es casi un tema tabú aún cuando es algo que todas las mujeres utilizamos mes con mes.
Mi nueva mejor amiga: la copa menstrual

Cada mes desde que tengo 11 años he sido una asidua compradora de toallas femeninas, en todos tamaños formas, colores y clasificaciones. Como nuestras lectoras sabrán, usar la toalla adecuada depende del atuendo, la abundancia del flujo y de la relativa comodidad que puedan ofrecer. Así mismo si el atuendo no lo permite se puede recurrir a los bien conocidos tampones.

Debo confesar que nunca me sentí realmente cómoda con ninguno de los dos anteriores y la verdad desconocía que existiera algún otro método. Como diría en cualquier día de mi vida, afortunadamente, hace unos meses me topé con las copas menstruales. Evidentemente hice un poco de investigación porque era un cambio importante en mi rutina femenina y me aseguré de preguntar todo lo preguntable.

¿Qué es?

La copa menstrual no es un invento reciente, aunque hasta hace 6 meses lo era para mi, en realidad la primera patente que hay de copas data de 1932 y han existido diversas variantes a lo largo de los años. La copa menstrual es un recipiente en forma de campana hecho con silicón quirúrgico que retiene el flujo menstrual hasta ser vaciado.

¿Es confiable?

Esa fue mi mayor consternación, hacer este cambio implicaba hacerlo por algo que fuera mucho más confiable que cualquiera de los dos métodos que antes utilizaba y descubrí lo siguiente. Al ser hechos con silicón quirúrgico se deben esterilizar después de cada periodo, lo que las hace mucho más higiénicas que una toalla o un tampón, que por ser absorbentes y de materiales poros pueden promover el cultivo de bacterias.

Tamaño y capacidad

Ante de utilizar la copa creía que mi flujo era super abundante, por aquello de las etiquetas tanto de las toallas como de los tampones, hasta que descubrí que en verdad estos tienen una capacidad bastante limitada. En promedio una mujer libera 90 ml a lo largo del periodo completo, una copa tiene capacidad para 30 ml, una tercera parte, así que una vez que calcules tu flujo podrás vaciar tu copa hasta 12 horas después de haberla insertado. Lease, te puedes dormir con ella sin preocuparte por que se te desacomode y evitar el Síndrome de Shock Tóxico (SST) por el uso prolongado de los tampones.

Existen diferentes tamaños y formas. En mi visita con la ginecóloga me enteré que si no has tenido hijos el tamaño pequeño de algunas marcas te pueden servir perfectamente bien. La forma más común es de campana aunque podrás encontrar algunas variantes, todas funcionan de la misma manera y dependerá de ti como te acomodes a ella.

¿Cómo ponértela?

Existen varias formas de doblarla para insertarla. La verdad es que la práctica te enseñará cual técnica te resulta más cómoda. Un consejo es que una vez adentro la empujes hacia abajo con tu dedo índice para asegurarte que cubra completamente y que haya abierto como debe. Si tu periodo es regular te será más fácil insertarla previo a que este comience para evitar el incómodo bajón.

¿Cómo quitártela?

Las copas están diseñadas con una extensión en la base, de ahí deberás tomarla y oprimir la copa para extraerla correctamente. Dependiendo de tu cuerpo probablemente necesites recortarle esta extensión de forma parcial o total para que te quede perfectamente cómoda.

¿Cómo limpiarla?

Durante tu periodo de preferencia deberás enjuagarla cada vez que la saques para vaciar. Yo sé que muchas veces esto en baños públicos no es posible y aquí tienes varias opciones, puedes llevar una botella pequeña de agua y enjuagarla rápidamente, utilizar una toallita húmeda o insertarla tal cual hasta que la puedas enjuagar. La mayor ventaja que yo le he encontrado es que por su capacidad no tengo que vaciarla cada 4 horas como debía cambiar las toallas o tampones.

Una vez que tu periodo termine necesitas esterilizarlo, la mejor forma es ponerlo como los biberones de bebé. En donde decidas comprarlo te pueden vender un cómodo esterilizador que si vas de viaje te puede ahorrar muchos inconvenientes.

Costo-Beneficio

De las copas que yo investigué el precio oscila entre los 500 y 550 pesos, que es aproximadamente el gasto que haces en 6 meses de cualquier producto de higiene femenina. Por el material con el que están hechos una copa esterilizada cada periodo y de forma correcta tiene una vida de 10 años. Así que ahorrarás mucho dinero con una sola compra y de paso generas menos basura.

En el poco tiempo que llevo de usarla he descubierto que es verdaderamente cómoda. Eso si, necesité un par de días de aprendizaje como todas las cosas nuevas y descubrí que es 100% recomendable para usarla durante el ejercicio.

Existen muchas marcas, formas, colores y versiones yo decidí comprar la Ruby Cup, la razón, gracias a su campaña “compra una, dona una” fue que conocí la copa menstrual y hoy es mi mejor amiga.

No dudes acudir con tu ginecólogo si tienes dudas acerca de la copa. Si tienes cualquier comentario no dudes en escribirme a laura.barron@thecucuroom.com. Te invito a seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram y suscribirte a nuestro canal de YouTube.

Laura Barron en The Cucu Room

Laura Barron
Follow me

Laura Barron

Amante del americano y el soccer. Fit por decisión y pasión. Seguidora de series, aferrada a encontrar una nueva historia que me atrape día a día. Un poco loca, target de pocas cosas dirían algunos pero siempre orgullosa de lo que soy.
Laura Barron
Follow me
Acro Yoga: Fortalece tu confianza en otros y en ti mismo
Canela: ideal para quemar grasa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.