No todos somos como Peña Nieto

No todos los alumnos y ex alumnos de la Universidad Panamericana somos como Peña Nieto.

No todos somos como Peña Nieto

zetatijuana.com

Desde que se publicara la nota de Carmen Aristegui en la que se sugería que la tesis del hoy presidente Enrique Peña Nieto era un plagio, el nombre y el prestigio que durante años a precedido a la Universidad Panamericana, se han visto cuestionados.

Yo estudié en la Universidad Panamericana y a pesar que de que desconozco el funcionamiento de su escuela de Derecho y los procedimientos vigentes hace 25 años, si puedo hablarles desde mi experiencia como alumna y hoy egresada. Cuando fui aceptada en la Universidad Panamericana fue un gran orgullo, la gente me felicitaba porque todos sabían del gran prestigio que tiene y de su excelente nivel académico.

Para mí, al igual que para muchos, lograr entrar y convertirme en una alumna fue un gran logro. Desde el primer día como estudiante el tema de plagio me fue presentado y se convirtió en una constante a lo largo de los 5 años que estuve ahí, profesores y directivos nunca dejaron de recordarnos que el plagio parcial o total en tareas, trabajos y proyectos era una falta grave que significaba la baja inmediata de la materia y en casos recurrentes, la expulsión definitiva de la universidad.

La Universidad Panamericana siempre se ha distinguido por ser la única en el país que da a todos sus alumnos, sin importar la carrera, una educación profesional basada en un profundo conocimiento de la ética personal aplicada al mundo profesional, y no es en vano, a lo largo de la carrera siempre estuvo presente la ética como núcleo de la preparación que se me daba.

No voy a decir que la Universidad Panamericana es perfecta, eso sería una exageración y pondría en tela de juicio mi credibilidad. Al igual que cualquier institución, tiene sus debilidades y fallas, pero durante los 5 años que estuve en ella, puedo decir que ninguna de esas debilidades la acercaba, ni mínimamente, al significado coloquial de la palabra “patito”.

La comunidad UP

Señalar y dañar la imagen de una institución por uno o unos cuantos nombres es dar una opinión a medias. En este recinto han estudiado, y aún estudian y trabajan personas de gran calidad humana, cívica y profesional a las que hoy se está cuestionando por culpa de un estudiante al que se le hizo fácil presentar una tesis con párrafos mal citados y a unos sinodales que, en su momento, no se dieron cuenta de dichos errores, o bien, decidieron pasarlos por alto, no lo sabemos.

La realidad es que la Comunidad UP nunca se ha sentido precisamente orgullosa de contar con Peña Nieto entre sus ex alumnos, aún recuerdo el enojo de todos los estudiantes cuando fue el único candidato presidencial que canceló su visita a la universidad a última hora alegando problemas de logística y seguridad después de haber exigido una cantidad absurda de medidas preventivas por miedo a que se repitiera la pesadilla que había vivido en la Universidad Iberoamericana. Él y sus secuaces no podían arriesgarse a que algo como aquello sucediera en su alma máter. 

La resolución de la Universidad Panamericana

Lo cierto es que, si bien en un principio la postura de la Universidad Panamericana parecía quedarse muy corta tomando en cuenta el alcance mediático de la noticia, en su último comunicado y tras haber realizado un detenido análisis de la tesis, la institución determinó que había presencia de errores en las citas, lo que en palabras más comprensibles de traduce en que la tesis tiene un plagio parcial.

En ningún momento la Universidad acepta el plagio de forma explícita, pero si de forma implícita, lo cual es perfectamente comprensible tomando en cuenta que se trata de la tesis de titulación del Presidente, un hombre que se ha caracterizado por sus reacciones vengativas hacia quienes se meten con él.

“El procedimiento de titulación cumplió con los requisitos de tiempo y forma vigentes en 1991.
La tesis presenta ideas propias, ideas ajenas citadas e ideas ajenas no citadas.
Se encontraron cinco formas de tratamiento de ideas ajenas:
• Reproducciones textuales de fragmentos de obras publicadas anteriormente  de acuerdo a estándares académicos.
• Reproducciones textuales de fragmentos sin cita a pie de página ni en el apartado de la bibliografía.
• Reproducciones textuales en las cuales no existe cita a pie de página pero sí referencia en el apartado de bibliografía.
• Reproducciones textuales en las que se da crédito al autor de forma ambigua o imprecisa.
• Casos en los que se da crédito al autor original, pero no a la fuente de la que fue tomada la cita…”

Puedes leer el comunicado completo aquí.

La universidad ha cumplido con su deber al hacer una revisión del documento, comunicar los resultados y consultar a autoridades de otras instituciones ante un hecho sin precedentes y para el cual no hay un procedimiento claro a seguir.

Como egresada de la Universidad Panamericana, me encantaría que el título le fuera quitado por errores que sustentan la versión del plagio, pero comprendo que no es tan fácil y que se deben seguir procedimientos que hoy no son claros debido a lo poco común del caso.

Lo chistoso de todo esto es que la atención de la gente ha perdido el verdadero enfoque, hoy los ataques son para la Universidad Panamericana y para quienes estudian y estudiaban en ella, olvidando por completo la verdadera trascendencia de esta noticia, y es que el hoy dirigente de nuestro país presentó una tesis que en definitiva puede considerarse un plagio, parcial, pero plagio al fin y al cabo.

La Universidad Panamericana tiene una responsabilidad en los hechos y la ha asumido, lo cual aplaudo como ex alumna y ciudadana, ya que en este país hacen falta más personas e instituciones que aprendan a aceptar sus errores y actuar en consecuencia. El problema, el verdadero problema es ¿cuáles serán las consecuencias para Enrique Peña Nieto? Porque con una imagen tan hundida como la de él, quitarle un título universitario no significaría absolutamente nada.

 signature3a
Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
¿Por qué me da gusto que ya no estés?
Las cosas buenas y no tan buenas que nos dejó Río 2016

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.