¡No uses tampones!

Esta semana quiero hablar del uso de los tampones y de las razones por las que creo que las mujeres no deberían usarlos.

¡No uses tampones!

La realidad es que antes de usar cualquier producto de higiene femenina es muy importante estar informadas acerca de las consecuencias de lo que usamos o dejamos de usar, en este caso los tampones. Como ya les había dicho en notas anteriores, antes de empezar a investigar también utilicé tampones y puedo decir que con poco conocimiento real de las consecuencias.

Riesgos

Como los tampones están en el limbo entre ser considerados como medicamentos o no, muchas veces omiten algunos de los ingredientes que contienen. A petición de las consumidoras, Tampax ha dado a conocer una lista detallada de los productos que son utilizados en los tampones y entre ellos se encuentran el algodón, el rayón y polipropilenos.

Aún no suena tan mal ¿no?, bueno la realidad es que el rayón es celulosa de árbol procesada con cloro para eliminar bacterias y blanquearse. El problema radica en que al realizarse el proceso de mezclar la celulosa con cloro se libera una sustancia llamada dioxina.

La dioxina ha sido asociada a problemas reproductivos o del sistema inmunológico y puede interferir directamente con el proceso hormonal de tu cuerpo. Nuestro cuerpo no está preparado para eliminar la dioxina por lo que la almacena en las adiposidades (la grasa) existentes. También está asociada con la endometriosis (el endometrio crece por fuera del útero) provocando dolor y muchas veces causa problemas en los embarazos.

El algodón con el cual son elaborados crece con pesticidas al no ser orgánico. Así como existen datos que estiman que el 94% del algodón que se produce en EUA es transgénico. Y si buscamos que nuestra comida sea orgánica para evitar pesticidas y que nos alimentemos con transgénicos pues tampoco queremos eso en nuestros tampones.

La mezcla de algodón con rayón crea el ambiente propicio para la proliferación del Staphylococcus aureus, la bacteria responsable del Síndrome de Shock Tóxico. Este ocurre cuando se deja un tampón por muchas horas dentro de nuestro cuerpo y desgraciadamente es un síndrome altamente fatal. Por suerte no conozco a nadie que le haya ocurrido esto pero el tratamiento y la hospitalización no son ni suenan nada agradables.

Muchas veces pensamos que con el cambio constante de los tampones lograremos evitar el Síndrome de Shock Tóxico y la verdad es que como las fibras del tampón se expanden y la pelusa de estos componentes se desprende es mucho más complicado eliminarlos por completo solo con quitarlo.

Los riesgos son demasiados y si puedes hacer todo para evitar enfermarte creo que tomarás mi recomendación mucho más en serio. En muchas ocasiones pensamos que “eso” nunca nos va a pasar y desafortunadamente tenemos que esperar hasta que pase para dejar de hacerlo. Así que espero que reconsideres el uso de los tampones y ya sabes tienes muchas mas opciones como la toalla de tela o la copa menstrual.

No olvides seguir las actividades de The Cucu Room en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube así como en mi canal.

Julieta Jareda en The Cucu Room

Julieta Jareda
Follow me

Julieta Jareda

La pasíon de mi vida es la organización, mi hobbie la decoración y projectos DIY. Amo consentirme con una buena sesión de videojuegos y una taza de té. ¡Me encanta compartir la poca experienca que esta vida me ha brindado!
Julieta Jareda
Follow me
El mito de la firma complicada
El baño más completo para tu perro

Deja un comentario