10 Formas en las que Trump está ayudando a México sin darse cuenta

La política de odio de Trump es repudiable, pero ante la situación que vivimos, debemos empezar a aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

10 Formas en las que Trump está ayudando a México sin darse cuenta

Imagen tomada de semana.com

En los últimos días, semanas, meses… no hemos parado de escuchar sobre Trump y sus hazañas, así que definitivamente no creo necesario ahondar en polémicas y conflictos que a estas alturas nos sabemos memoria.

Prefiero enfocarme en algo de lo que pocos hablan y que viene de la mano con la crisis causada por la política de hostilidad de Trump, destinada a cambiar el orden mundial y que traerá muchas consecuencias consigo, aunque no todas son precisamente malas si les damos el enfoque correcto.

Si dejáramos de temer a este personaje y a paralizarnos con cada tuit que pública, podríamos darnos cuenta que, más allá de las consecuencias negativas inevitables y palpables, las acciones de este señor nos están ayudando.

No crean que estoy loca, hay razones para creer en esto y aunque posiblemente los efectos positivos no podamos sentirlos y vivirlos en este momento, si podremos disfrutar de ellos en el futuro.

  1. México, por primera vez en años, se está replanteando sus políticas sobre el libre comercio, está dejando de ver al norte como su única posibilidad.

  2. México se está abriendo al mundo y el mundo a México. Las muestras de apoyo y solidaridad que llegan de todas partes, son solo un ejemplo de la cantidad de países que significarían nuevos mercados con los que México podría negociar tratados comerciales que fortalezcan la economía interna y atraigan inversión extranjera. Lograr esto no son enchiladas, pero es una posibilidad que se abre ante nosotros.

  3. Los ojos del mundo entero están sobre México y eso nos da la oportunidad de mostrar nuestras fortalezas y capacidades, de hacernos ver por las grandes potencias económicas.

  4. Nos estamos asegurando de enriquecer nuestra propia economía a través del consumo informado.

  5. Estamos aprendiendo el poder del consumo. Hoy nos estamos volviendo consumidores locales, estamos cambiando nuestros instintos de compra; ya no agarramos un producto por el simple hecho de ser el más conocido en su categoría, hoy leemos etiquetas y preferimos el producto mexicano sobre el estadounidense.

  6. Estamos aprendiendo a ser consumidores informados, a diferenciar entre elegir una marca y elegir materia prima y producción. Hoy sabemos que lo importante no es tanto la procedencia de la marca, sí la materia prima y la producción son nacionales, comprar el producto significa proteger miles de fuentes de trabajo en nuestro país.

  7. Gracias a los ataques recibidos, en México ha renacido un sentimiento de unidad y patriotismo perdido y muy necesario.

  8. La crisis política interna que hemos vivido en los últimos años, nos ha hecho dejar de creer, no solo en los políticos, sino en nosotros mismos como sociedad y país. Hoy nos estamos uniendo, siendo más solidarios, más patrióticos.

  9. Nos han humillado como nación y ahora tenemos un motivo -que nos hacía mucha falta- para dejar de lado nuestro conformismo, abandonar nuestra zona de comfort y demostrarle al mundo de qué está hecho Mexico.

  10. La inestabilidad en la relación de México y Estados Unidos, está debilitando la imagen de Trump y del propio Estados Unidos ante el mundo, mientras sus grandes competidores  comerciales se lamen los bigotes, viendo a México como un posible aliado estratégico, lo que puede beneficiarnos enormemente en el aspecto comercial y económico.

Trump, sin querer, nos está ayudando al obligarnos a ser más independientes de Estados Unidos, al hacernos ver que el mundo está lleno de posibilidades y que nosotros tenemos el poder de crecer y fortalecer nuestra economía.

Tocadiscos, más que un viaje al pasado

Si bien es cierto que la tecnología cada día nos sorprende más, también es cierto que mientras más crecemos y adultos nos volvemos, más extrañamos y añoramos el pasado y los tocadiscos y viniles son más que prueba de ello.

  Hace un par de meses a mi novio se le metió a la cabeza que quería volver a escuchar las decenas de viniles que tiene de su época de DJ, por lo que mi misión como la mejor novia del mundo que soy, fue buscarle y comprarle un tocadiscos.

Por una razón u otra todos los tocadiscos que veía me parecían bastante caros, y no es que sea coda, pero Jaco tiene un historial de querer algo, usarlo un par de días y después dejarlo botado por la casa.

A pesar de que en algún punto dejé de buscar, por azares del destino, durante mis vacaciones de navidad mientras husmeaba en una tienda, encontré el tocadiscos perfecto. Edición limitada, portátil, con bluetooth, un lindo diseño y a un buen precio; era el regalo de navidad perfecto para él.

Como bien ya les dije, Jaco tiene un historial de usar las cosas por un corto tiempo; sin embargo, este es el regalo que más he visto que ha usado y amado.

Este pequeño tocadiscos, no sólo hizo feliz a mi novio sino que también llevó al pasado a mis papás, tíos, y cuñados, pues a pesar de que ahora puedes tener toda la discografía de una banda o cantante en un solo aparto móvil; ellos me repetían que nada se compara con el sonido de un vinil tocando.

Sí bien para ellos el tocadiscos era un regreso a grandes épocas, para mí no era más que un aparato para escuchar dos lados de un disco vinil con no más de 20 canciones en total. Vaya que estaba equivocada.

Viendo la pasión de todos, entendí que un vinil no solo es un disco con canciones; un vinil son los instrumentos, la composición, los arreglos, los tonos, el arte, la historia, la banda, la música.

No tenemos más de un mes con este aparato y Jacobo ya se ha encargado de asaltar todas las colecciones familiares, de buscar tesoros escondidos en mercados de antigüedades, de entrar a subasta en línea por discos que ni sabía que existían, de ir a cada tienda en búsqueda de algo interesante e incluso de meter a nuestra mesa de regalos uno que otro vinil de “colección”. Bien dicen que la basura de unos, puede ser el tesoro de otros.

Es increíble que a pesar de que la tecnología cada día nos sorprende más con cosas más innovadoras, compactas o digitales, mientras más crecemos y adultos nos volvemos, más extrañamos y añoramos el pasado, lo simple, lo clásico, lo auténtico y lo puro.

Este mes he aprendido de viniles y de música mucho más de lo que se imaginan y no podría estar más contenta; pues a pesar de que sigo prefiriendo tener toda mi música en una aplicación, que podría saber de música sin haber escuchado nunca Pink Floyd, Queen o The Doors en vinil.

Puede que esto solo sea una moda traída por los hipters y probablemente los viniles mueran de nuevo en un par de años; sin embargo, he aprendido a disfrutar dos lados de un disco con no solo más de 20 canciones por la satisfacción de ver a mi novio siendo el más feliz y lo haré hasta que él se harte de esto.

Una vez más, muchas gracias por leernos. Si tienes algún vinil que quieras vender no dudes en contactarnos; si tienes preguntas escribe en los comentarios.

No olvides seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

Aceptar, no cuestionar y seguir sonriendo

Muchas veces nos pasamos la vida cuestionando porqué nos pasan las cosas; en lugar de aceptar lo que nos está pasando. Por lo general las respuestas a estas preguntas no las vamos a encontrar nada más con el hecho de hacernos la pregunta; o de plano, ni siquiera hay una posible respuesta para estas interrogantes.

Foto elaborada en magic.picktochart.com

Les voy a compartir algo que entendí en estos días y que me ha ayudado a ver la vida de una forma totalmente diferente. No cuestiones nada, simplemente acepta lo que estás viviendo y sigue sonriendo.

Dejar de cuestionarnos todo, nos hace más felices. Empezar a aceptar que todo puede pasarnos, lo bueno y lo malo, nos hace vivir en armonía. Sí, te puede pasar todo. El que te preguntes porqué te está pasando esto a ti, no te va ayudar en nada. Lo más probable es que te llenes de pensamientos de angustia en lugar de posibles soluciones para cada situación.

Foto tomada de pinterest

Cuando aceptas lo que te está pasando te haces más agradecido, consciente de lo que tienes, lo que eres, y al mismo tiempo, te vuelves más ágil mentalmente para resolver cualquier cosa. En lugar de tener pensamientos de angustia, como consecuencia de la incertidumbre, tendrás soluciones posibles a problemas o situaciones reales.

Espero que tu también vivas aceptando lo que pasa y no angustiado por no saber porqué te pasa esto a ti. Gracias infinitas por leerme. Vive aquí y ahora. No olvides sonreír que tu sonrisa tiene poder. Ya sabes que soy de esas ridículas empedernidas y que me gusta estar en contacto contigo, no olvides seguirme en mis redes sociales y llenarme de amor bonito. Si quieres colaborar con nosotras escríbeme a briziaha@gmail.com besitos tronados, porque me gusta que suenen. ¡Chaobai¡

A %d blogueros les gusta esto: