Cómo perder a un amigo en 10 pasos

 ¿Alguna vez has sufrido por sentir que un amigo te aleja? ¿Alguna vez has alejado tú a un amigo?

Cómo perder a un amigo en 10 pasos

bbs.voc.com.cn

Yo he estado en ambos lados, he sentido como me alejan con actitudes negativas y malos tratos; y también he estado en la posición del amigo que se desquita con los demás por un mal momento y toma una actitud negativa hacia sus amigos. Hace unos años pasé por un momento difícil, no sabía que quería ni para donde iba, y ver cómo los demás ya tenían un rumbo definido me generaba mucha frustración y por algún tiempo no fui precisamente la mejor compañía.

Hoy ya estoy en uno de los momentos más plenos de mi vida y aquella experiencia me dejó un gran aprendizaje que me ha permitido comprender que no porque los amigos nos quieran, tienen que aguantar que nos pasemos de lanza y les amarguemos la vida.

Aquí les dejo los 10 errores que cometemos que hacen que nuestros amigos se alejen de nosotros:

  1. Ser envidioso

    El sentimiento de envidia es muy normal y casi imposible de evitar cuando otros tienen lo que nosotros tanto deseamos. La diferencia entre una envidia natural y una enfermiza, es cuando no podemos controlar ese sentimiento y comenzamos a reaccionar de forma negativa, lo que puede llevarnos a lastimar y arruinar nuestras amistades.

  2. Ser negativo

    Es difícil aceptar cuando las relaciones cambian por un proceso natural o las personas inician una nueva etapa en su vida que implica cambios importantes. Cuando nos negamos a aceptar la nueva forma que las cosas están tomando, podemos adoptar una actitud negativa, desconcertante y agotadora para un amigo.

  3. Ser un juez

    Todos creemos saber lo que es mejor para los demás -aunque muchas veces no sepamos ni lo que es mejor para nosotros- y cuando nuestros amigos hacen algo que no es lo que esperábamos o queríamos y empezamos a juzgar cada uno de sus movimientos, los hacemos sentir muy incómodos y cuestionados. ¡Nadie quiere en su vida a un juez disfrazado de amigo! Lo que buscamos de nuestros amigos es apoyo, no una persona que crea tener la verdad absoluta sobre nuestra vida.

  4. Ser un investigador privado

    Estar excesivamente al pendiente de la vida de un amigo, queriendo saber cada detalle de lo que pasa en ella, cuestionándolo por cada cosa que hace y preguntando a todo el mundo sobre él, escudándonos en un sentimiento de preocupación por cosas imaginarias o situaciones que creemos conocer a la perfección cuando en realidad no tenemos ni idea, no solo afecta nuestra amistad con esa persona, también puede afectar nuestra vida, ya que por estar tan al pendiente de la vida de otros dejamos de poner atención en nuestras acciones.

  5. Ser un líder de opinión

    Cuando creemos tener el derecho de opinar sobre cada pequeño detalle de la vida de un amigo, peor aún cuando lo hacemos frente a otras personas, estamos rebasando los límites de la confianza y el respeto. En serio, créanme, ¡nadie quiere estar en boca de todos y menos por culpa de un amigo! Así que, siempre es bueno recordar que por muy amigo nuestro que sea, nunca tendremos el derecho a opinar sobre una vida o unas decisiones que no son las nuestras.

    Ser un líder de opinión: Cuando creemos tener el derecho de opinar sobre cada pequeño detalle de la vida de un amigo, peor aún cuando lo hacemos frente a otras personas, estamos rebasando los límites de la confianza y el respeto. En serio, créanme, ¡nadie quiere estar en boca de todos, y menos, por culpa de un amigo! Así que, siempre es bueno recordar que por muy amigo nuestro que sea, nunca tendremos el derecho a opinar sobre lo que creemos que es, pero no conocemos en realidad.

  6.  Ser “bien intencionado”

    Querer esconder críticas y ataques sin fundamento en opiniones “bien intencionadas”, es una excelente forma de perder la confianza de un amigo. Aunque intentemos engañarnos a nosotros mismos repitiéndonos que lo decimos de buena intención, cuando lo que hay detrás de una opinión es enojo, tristeza, envidia o frustración, se nota.

  7. Ser punto de referencia

    Creer que la vida de los demás es o debe ser como la nuestra es un gran error que puede traer grandes problemas. Encerrarnos en nuestras propias ideas y experiencias y convertirlas en el punto de referencia para juzgar la vida y las decisiones de los demás, no es sano para ninguna relación.

  8. Ser indirecto

    Cuando empezamos a atacar con indirectas a un amigo, estamos entrando a un terreno muy peligroso ya que podemos rebasar la delgada línea entre ser honesto y ser irrespetuoso y podemos llegar a agredir a nuestros amigos. Si tenemos algo que decir, hagámoslo de frente, sin indirectas ni “buenas intenciones”.

  9. Ser inmaduro

    Las relaciones de amistad pasan por diferentes etapas y es común que en ciertos momentos nos sintamos más unidos a unos amigos que a otros, pero cuando no somos capaces de entender este proceso natural y lo tomamos personal, es cuando podemos cometer el terrible error de quejarnos, criticar o hablar mal de nuestro amigo con otros amigos solo porque queremos apoyo, queremos alguien que nos confirme alguna absurda teoría de por que las cosas cambiaron.

  10. Ser víctima

    Cualquiera se cansa de tener un amigo acosador, que juzga todo, que nada le parece bien y que todo crítica, es entonces que nuestro amigo puede decidir alejarse de nosotros y la reacción más natural es empezar a buscar a quién echarle la culpa (el trabajo, otros amigos, la pareja, la familia), nos autovendemos la idea de que no hicimos nada malo, de que nosotros todo lo hicimos “por el bien de nuestro amigo”, sin darnos cuenta que nosotros, con nuestras actitudes, comentarios y acciones, por pequeños que fueran, provocamos ese distanciamiento.

Todos somos propensos a cometer estos errores, más aún cuando estamos en un momento difícil, lo importante es ser consciente de ellos para evitarlos lo más posible y resolverlos de la mejor forma posible. signature3a

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
Las grandes mentiras de la historia de México
¿Por qué me da gusto que ya no estés?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.