Pintar tortillas y adorar santos

En el Estado de Guanajuato, a las orillas del río Laja hay una comunidad que tiene una tradición única, pintar tortillas para actos ceremoniales. Es una costumbre que los caracteriza pero que muy pocos saben de su existencia.

Las tortillas que se hacen en esta comunidad otomí son de gran valor artístico y cultural, puesto que pintarlas no es tan fácil como parece, esto requiere mucho conocimiento acerca del proceso de elaboración y  la devoción y el amor al santo que serán ofrecidas.

Pintar tortillas y adorar santos

Las tortillas se pintan siempre que haya alguna fiesta patronal o ceremonia religiosa como bautizos, bodas, presentaciones o primeras comuniones, pero también se hacen en cumpleaños o fiestas familiares muy importantes. Según el libro “Tortillas Ceremoniales” de Karina Jazmín Juárez, éstas se ofrecen a algún santo antes de ser consumidas en la fiesta para la que fueron hechas.

Para la elaboración se necesita de hombres y mujeres, a diferencia de la creencia de que “solo las mujeres son las encargadas de la cocina”, aquí los hombres también participan en la elaboración, no directamente con la preparación de la masa, pero sí haciendo las pintaderas de madera de mezquite, ya que son ellos quienes se encargan del trabajo artístico, además de cortar la madera y hacer este sello con el cual las mujeres se ayudarán para pintar de forma más fácil las tortillas.

Las mujeres son quienes se encargan del trabajo en el comal y de la recolección del pigmento, que suele ser de mucile o cochinilla, este se hierve para poderlo poner en las pintaderas y después ya en el comal marcarlas. El momento exacto de pintar las tortillas es algo que sólo mujeres experimentadas en este tema conocen, y son ellas quienes están en el comal divididas en labores como la prensa, marcando las tortillas de un solo lado cuando están a media cocción y quien se encarga de terminar de cocerlas.

A pesar de que estas tortillas en un inicio eran únicamente para la adoración de santos en sus fiestas, hoy en día también se hacen las tortillas para cumpleaños o fiestas familiares, pero siempre son ofrecidas a un santo en especial, el cual puede ser a quien se encomendó la persona para hacer la fiesta o celebración o el santo del día de la fiesta, sin importar la razón siempre la religión va de la mano con la razón para hacerlas.

Las pintaderas son un símbolo familiar ya que estas pasan de generación en generación entre las mujeres, y por esto esperamos que nunca se termine esta rica y muy mexicana tradición, y al igual que yo, los que la practican también afirman no querer perderla nunca para seguir siendo únicos en México y el mundo con este sello para sellar tortillas.

Gracias por leerme, sigue la actividad del blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Sofía Espinosa en The Cucu Room

Sofía Espinosa
Follow me

Sofía Espinosa

Gastrónoma apasionada por las tradiciones, el arte y la cocina dulce. Me gusta compartir mi alegría ayudando a otros y buscando hacer del mundo un mejor lugar.
Sofía Espinosa
Follow me

Latest posts by Sofía Espinosa (see all)

Y tu ¿te irías con un extraño?
La controvertida campaña de Calvin Klein Jeans

Deja un comentario