¿Por qué el yoga y el vegetarianismo van de la mano?

¿Por qué el yoga y el vegetarianismo van de la mano?

La ciencia milenaria del yoga nos transforma en todos los sentidos y nos hace ser más conscientes en cada aspecto de nuestra vida, la alimentación es uno de ellos. Como ya les había contado, el yoga no es simplemente adoptar posturas físicas. Las asanas son sólo una parte pequeñísima de esta disciplina.

Como ustedes saben, el yoga es mi estilo de vida y en el último año me he involucrado de una manera más profunda con su filosofía y los conocimientos que de ella provienen. Hace aproximadamente 6 meses que soy vegetariana y, al parecer, esto ha causado gran sorpresa entre las personas que me rodean, incluso he recibido críticas y burlas.

Al principio me emocionaba contarle a la gente las razones de mi decisión, pero ahora ya no siento la necesidad de explicarme. Mucha gente simplemente no lo entiende y no es mi misión en la vida lograr que acepten e incluyan mis creencias y principios en su vida. Lo único que pido es respeto, ya que a continuación expongo una breve explicación de porqué el yoga y el vegetarianismo van de la mano.

Un yogui tradicional se esfuerza para establecerse en la modalidad de la bondad y permanecer en armonía con la naturaleza. Por ello, la dieta recomendada para la práctica del yoga es lacto-vegetariana, libre de carnes, huevos y pescado. Consumir una pequeña cantidad de lácteos orgánicos cubre las necesidades diarias de vitamina D, vitamina B12 y calcio.

Los alimentos en la modalidad de la bondad (sattva-guna) equilibran la mente y nutren el cuerpo. Dentro de estos se encuentran las frutas y verduras, los granos verdes o germinados, los cereales, las semillas y la miel de abeja. Este tipo de alimentación es clave para tener una buena salud. Comer de prisa y de manera abundante es lo contrario a una dieta sáttvica.

La carne tiene un alto nivel de toxinas. Quienes consumen carne también absorben el miedo y el dolor del animal maltratado, por lo tanto les costará más trabajo tener control sobre sus emociones. Esto se resume en dicho popular hindú: “Según lo que uno coma, así será su mente”.

Además de razones de salud, en el yoga existen principios éticos y espirituales para ser vegetariano.

En el hinduismo existen el Yama y Niyama que se refieren a los preceptos morales y normas de conducta que se practican como primera etapa del yoga. Uno de estos principios es el Ahimsa, es decir, el principio de la No violencia. Este principio también incluye practicar la compasión y el amor hacia todos los seres vivos incluido uno mismo. Toda forma de vida es sagrada, es por esto que un practicante serio de yoga no promueve la muerte ni el maltrato animal, somos conscientes de la crueldad que implica llevar una alimentación que incluye carne y de lo que implica ingresar parte de un cadáver a nuestro cuerpo. Este principio de la no violencia incluye el hecho de no imponer nuestra fe, creencias o estilo de vida a otros. Espero que con esto comprendan que de ninguna manera escribo este artículo con la finalidad de que cuando terminen de leerlo quieran ser vegetarianos.

A través de la alimentación consciente se obtiene prana, la energía vital que se encuentra en todo el universo. Dentro de los alimentos existe una cadena que empieza con el sol: la fuente más grande de prana. Los alimentos más valiosos son las plantas por tener mayor cantidad de prana. Consumir carne de animales que se alimentan del reino animal, es ingerir energía de segunda mano. Los alimentos en la modalidad de la ignorancia (tama-guna) enferman el cuerpo, desequilibran la mente y producen un retiro de prana. Son ejemplos de alimentos tamásicos: la carne, el huevo, el pescado, el té negro, el café, alimentos y bebidas fermentadas y el tabaco.

La reencarnación y la ley del karma son otro tema muy relacionado con la alimentación consciente. La ley del karma está ordenada de tal forma que el alma de cada uno de nosotros obtiene un cuerpo para el siguiente nacimiento según sus acciones en vida y de acuerdo al estado de conciencia que tuvo en el momento de morir. El alma que habita un cuerpo humano puede reencarnar en un cuerpo animal. Matar animales para satisfacer nuestros sentidos y someterlos a un régimen de maltrato y miedo provoca reacciones kármicas en esta vida o en la siguiente y como consecuencia uno puede reencarnar en una especie “inferior”.

Si el tema del vegetarianismo te atrae y quieres profundizar en el tema, te invito a echarle un ojo a La Revolución De La Cuchara, una organización que promueve el vegetarianismo y el activismo ecológico. Les dejo el link de su página web.

Para quien quiera saber porqué dejar la carne puede ser más efectivo que las marchas, la política, la caridad, etc. le recomiendo el documental “Cowspiracy” que ha generado polémica por profundizar en el impacto que la agricultura animal genera en el medioambiente y por cuestionar a las grandes organizaciones ecologistas, como Green Peace y Oceana, al no abordar este tema.

Gracias por leerme. Envíen sus dudas y comentarios a ceciliagp09@gmail.com. Namaste.

“El que conoce la verdad no es igual al que la ama.” Confucio

signature9a

Cecilia Gutiérrez
Follow me

Cecilia Gutiérrez

Estoy aprendiendo a amarme y esa es la tarea más difícil a la que me he enfrentado. Mi vida se hizo más sencilla cuando aprendí a aceptar las disculpas que nunca llegaron. No soy otro estereotipo. Persigo sueños, no personas. Me paro de cabeza por lo menos una vez al día. Sólo intento hacer lo mejor que puedo en este eterno viaje al interior del ser. Namasté.
Cecilia Gutiérrez
Follow me

Latest posts by Cecilia Gutiérrez (see all)

¿Por qué correr?
Meditación con mantras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.