¿Por qué vivir en la Ciudad de México es una sentencia de muerte?

Vivir en la Ciudad de México se ha convertido en una sentencia de muerte prematura y no precisamente por la delincuencia.

¿Por qué vivir en la Ciudad de México una sentencia de muerte?

Fotografía propiedad de María del Mar Durán

Puedo parecer un poco dramática, pero después de pasar varias semanas fuera de esta enorme y caótica ciudad a la que he llamado mi hogar por 25 años, descubrí lo que es vivir sin dolores de cabeza; sin sufrir por lo menos una infección intestinal al mes; sin pasar 4 horas de mi día sentada frente a un volante haciendo corajes de dimensiones bíblicas.

Disfruté comer pollo de verdad, no esa carne amarillenta y de olor penetrante que tenemos aquí; poder caminar por una ciudad en la que el aire no huele a basura, en la que se pueden ver las estrellas por la noche y encontrar un parque en cualquier esquina.

Todo eso me hizo darme cuenta de la poca calidad de vida que nos ofrece la Ciudad de México, que siendo uno de los centros cosmopolitas más impresionantes del planeta, la hemos convertido en un hervidero de estrés, contaminación y enfermedades que nos consumen cada día.

Esta ciudad que enamora y sorprende a quienes la visitan por primera vez, es una auténtica selva de cemento en la que no cualquiera puede vivir y, mucho menos, sobrevivir.

  1. La sobrepoblación:

    Uno de los grandes problemas de nuestra ciudad y sus alrededores -aunque yo diría que es el principal-, es haber centralizado gran parte de la actividad económica y comercial del país dentro de su territorio, lo que se traduce en una sobre población que produce un sin fin de problemas que disminuyen enormemente nuestra calidad de vida y nuestra salud.

  2.  El caos vial:

    Tráfico hay en todas las grandes ciudades del mundo, eso no en ninguna novedad; el problema de la Ciudad de México es que el tráfico no es más que una de las muchas consecuencias del caos provocado por una estructura urbana que no ha sido diseñada para facilitar movilidad de los ciudadanos. Lo que aumenta la contaminación, el estrés y la frustración, y disminuye la calidad de vida.

  3. La contaminación:

    Diversos factores han hecho que la Ciudad de México se convierta en una cámara de gases tóxicos a los que nuestros cuerpos no se volverán inmunes por mucho que nos acostumbremos al ardor de ojos, a los dolores de cabeza y a las enfermedades en las vías respiratorias. El daño que la contaminación nos causa provoca serios problemas de salud a corto, mediano y largo plazo.

  4. Sobreproducción de alimentos:

    Este es uno de los principales problemas de la sobre población, y es que proveer de alimentos a poco más de 20 millones de personas no es cosa fácil, la alta demanda de productos obliga a la producción en masa, lo que significa, entre muchas cosas, la disminución en la calidad de los alimentos. La forma en la que se ha disparado el porcentaje de alergias e intolerancias alimentarias en la población, está ligada a la sobreproducción de alimentos.

  5. La falta de higiene:

    Nuestra ciudad se ha convertido en un auténtico basurero, no sólo porque los lugares en los que se juntan los desperdicios no están realmente diseñados para ello y porque la basura que producimos más de 20 millones de personas es demasiada, también está la falta de cultura sobre los beneficios de vivir en una ciudad limpia y lo contraproducente que es para nuestra salud caminar entre desechos y respirar los gases tóxicos que emergen de ellos. Por no hablar de la increíble cantidad de microbios y bacterias que terminan en la comida y el agua.

  6. Intolerancia y agresividad:

    No sé si es mi imaginación o ustedes también lo han notado, pero los ciudadanos de esta enorme y caótica metrópoli somos cada vez más intolerantes y agresivos. Ver gente golpeándose en las calles, peleándose por un lugar de estacionamiento, por un lugar en la fila del banco o del súper; gente insultándose y gritando en cualquier esquina de la ciudad, son espectáculos cada vez más comunes. Y aunque no lo justifico, es difícil que no estemos en ese estado de alteración viviendo en una ciudad que cada día nos arrebata un poco más de la de por sí diminuta calidad de vida que tenemos.

Podríamos defendernos diciendo que todas las grandes ciudades del mundo son iguales, pero hay importantes urbes que dan un gran ejemplo de que vivir en una no tiene por que ser sinónimo de mala calidad de vida.

Gracias por seguirme en Instagram y Twitter y compartirme sus opiniones.

signature3a

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me
La elegancia femenina antes de la Kardashian-mania
Grafotips para escribir en una entrevista

4 Replies to “¿Por qué vivir en la Ciudad de México es una sentencia de muerte?”

  1. Buen artículo. Sólo un detalle ortográfico, se escribe “desechos”. 🙂

    1. Gracias, ya lo corregimos 😀

  2. Sabes me pasó lo mismo, me fui a vivir a provincia por trabajo, andaba muy triste y que extraño mi D.F., hoy después de 3 meses regrese, l contaminación me sorprende, los ojos arden, la cabeza duele, me falta el aire, el tráfico infernal y la comida no me sabe!!! Coincido mil contigo, un cielo como el de Provincia en mi caso Guanajuato no hay 😍

    1. Hola Ángel o Arturo? (perdón es que no sé cual de los dos es tu nombre de pila), muchas gracias por leerme. Que bueno que no soy la única que lo siente, porque cada día es mas insoportable 😞
      Los dolores de cabeza están a la orden del día y la calidad de la comida es cada vez peor, pero pues ni que hacerle, aquí me toco vivir.
      Pero tu que puedes disfruta de la calidad de vida de provincia que, en definitiva, es mil veces mejor que la de la CDMX.
      Saludos!

Deja un comentario