Porqué decidí ya no pesarme

La cifra en una báscula puede ser más dañina de lo que pensamos.

báscula

Foto tomada de www.vitonica.com

Al igual que muchas otras mujeres he pasado una gran parte de mi vida preocupada por mi peso, ya sea por como quiero verme o por salud, pero es un tema recurrente en la vida de muchas si no es que de la mayoría de las mujeres.

Las básculas son una parte que parecería esencial en las casas y hasta en los gimnasios, y como se sabe, lo que este artefacto dice puede cambiar el día y hasta la vida de alguien. Recientemente he estado cuidando mi peso, hago ejercicio y mido las porciones de ciertos alimentos, cosas a las que antes no les prestaba la misma atención.

Un día decidí subirme a la báscula del gimnasio y fue ese el principio de la peor semana del mes, una semana llena de frustración y de tristeza. Después de sentirme hecha pedazos gracias a un número, me dí cuenta de la importancia que tenía en mi vida, un número que podía decirme muchas cosas, las cuales la mayoría yo ya las sabía.

No soy médico ni tengo conocimientos profundos en medicina por lo que me doy cuenta que saber si peso 50, 60 o 70 kilos solo me hace sentir mal y fue entonces que decidí que lo único que estaba haciéndome al subirme a la báscula era lastimarme y hacerme sentir derrotada, era algo que no necesitaba, en lugar de motivarme o empujarme a seguir adelante con una alimentación balanceada y una rutina de ejercicio.

Es verdad que ver que la cifra en la báscula baja, da ánimos y motiva, pero en realidad lo que más motiva es darse cuenta de los cambios en el cuerpo más allá de lo que un aparato diga, no hay mayor satisfacción en este tipo de momentos. El tema es darse cuenta cómo es que los jeans que tanto te gustan, pero que ya no te quedaban, ahora se te ven espectaculares, va más allá de sumar o restar kilos en la báscula.

Se trata de ver cambios que nos hagan sentir bien y que nos lleven a querernos tal como somos y no buscar ser un número que alguien alguna vez dijo que deberíamos tener, y el cual muchas veces se queda tatuado y puede llegar a significar la llave de la felicidad para algunas.

Sofía Espinosa en The Cucu Room

Sofía Espinosa
Follow me

Sofía Espinosa

Gastrónoma apasionada por las tradiciones, el arte y la cocina dulce. Me gusta compartir mi alegría ayudando a otros y buscando hacer del mundo un mejor lugar.
Sofía Espinosa
Follow me

Latest posts by Sofía Espinosa (see all)

Ingerir germinados es ingerir vida
Mi primer carrera de montaña

Deja un comentario