Qué difícil es querer a una persona tóxica

¿Cómo es una persona tóxica y por qué aunque la quieras no puedes estar con ella?
Qué difícil es querer a una persona tóxica

Hace algunos años escuché a alguien decir que “querer a una persona no significa que te haga bien estar con ella”, en aquel momento la frase para mí cobro mucho sentido. Por aquellos tiempos estaba padeciendo la compañía de una amiga que alguna vez había sido sumamente agradable.

No entendía por qué ni en que momento ella se había convertido en alguien con quien ya no me gustaba estar, ir a tomar un café había pasado de ser un excelente plan de viernes por la tarde, ha convertirse en una verdadera pesadilla de quejas y lamentos sin fin. Las conversaciones se centraban en una especie de conspiración en su contra a la que cada día se sumaba una persona nueva.

Debo confesar que empecé a evadirla, poco a poco deje de contestar sus llamadas y mensajes -si hubiera existido whatsapp, seguro la habría bloqueado-, literalmente huía de ella.

Me sentía muy mal de hacer todo eso, hasta el día de hoy, mientras escribo esto, siento remordimiento de lo que hice. Tal vez hablar de frente hubiera sido una solución, estarán pensando ustedes, pero qué pasa si les digo que lo hice y solo logré empeorar las cosas, las quejas y lamentaciones se multiplicaron por mil. Gracias a mi gran bocota, pase de ser su amiga a ser parte de la conspiración en su contra que, para ese momento, ya era de escala mundial.

De verdad quería mucho a mi amiga y en el poco tiempo de amistad que teníamos habíamos logrado una gran conexión, pero no es fácil -naaada fácil- convivir con una persona que la felicidad ajena le ofende, que hace tormentas en vasos de agua por absolutamente todo, que dedica 10 de cada 10 palabras que le salen de la boca a quejarse, a criticar y hablar pestes de todos aquellos que han tenido la mala suerte de cruzarse en su camino.

Es francamente desgastante compartir espacio y tiempo con alguien que está más pendiente de la vida de los demás que de la suya; una persona que se siente herida y humillada por todo, es abusiva hasta el cansancio y cree tener derecho sobre todo, incluso sobre las personas, es como si el mundo entero tuviese la obligación de vivir para hacerla feliz. Alguien que culpa a los demás de todo lo malo que le sucede y que no tiene llenadera, no importa lo mucho que le des, siempre quiere más, nunca es suficiente. La típica persona que hasta lo que no come le hace daño ¡es un horror!

El distanciamiento que yo inicié hizo que la amistad se enfriara hasta casi desaparecer, no me siento orgullosa de decirlo, la verdad es que me hubiera gustado tener una mayor madurez para afrontar aquella situación.

Y no es por justificarme, pero en aquellos años el término de persona tóxica no era tan utilizado, ni siquiera sabía que existía. Para ese momento yo solo sabía que estar con ella no me hacía bien, el solo hecho de escucharla por unos minutos me provocaba el cansancio de una sesión completa en el gimnasio, era como si robara toda mi energía, me llenaba de pensamientos y emociones negativas que no necesitaba.

Con mucho dolor tuve que afrontar que aunque la quisiera, estar cerca de ella no era bueno para mí, tal vez yo no tenía la fortaleza para evitar que su negatividad me afectara, tal vez pude haber hecho algo más. Hoy sé que ella no era sólo una persona con un carácter complicado, hoy sé que lo que me hizo alejarme fue que ella se convirtió en una persona tóxica para sí misma y para quienes la rodeábamos, se convirtió en la persona que nadie quiere tener cerca, y debo confesar que, alejarme fue una bocanada de aire fresco.

Ninguno estamos exentos de convertirnos o ser por momentos personas tóxicas y estoy segura que debe haber mejores formas de sobrellevar una situación así, tal vez darle a la persona su espacio y tiempo para afrontar lo que deba afrontar y esperar que la peor parte pase y retomar la relación ¿o que piensan ustedes?

Síganme en Facebook, Instagram y Twitter.

signature3a

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Cafeinómana, bibliófila y enoclofófica. Amante de la comida, novia feliz y madre orgullosa de 3 perri-hijos. Escribo por diversión 😉
Marimar Durán
Follow me

Latest posts by Marimar Durán (see all)

Trago no pedido, compromiso no adquirido
Los cambios que sufre el cuerpo de la mujer durante el embarazo

Deja un comentario