Sudar no es tan malo como parece

Muchas veces no nos damos cuenta del daño que le hacemos a nuestro organismo al utilizar productos de belleza que se vuelven parte de nuestra vida, por ejemplo, el desodorante.

http://thecucuroom.com/wp-content/uploads/2016/05/8ccf191d-9f3e-4ce2-9654-d7f3ccf0ea58.jpg

Sudar es completamente normal, es la función fisiológica que nuestro cuerpo hace y necesita para eliminar toxinas, mantener el pH de la piel, regular la temperatura corporal y muchas cositas más.

La realidad de las cosas es que el sudor en sí no huele, lo que realmente huele son las bacterias que se acumulan en la zona cuando hacen contacto con el sudor mismo. Por lo que en teoría, si laváramos nuestras axilas seguido, no tendríamos porque oler mal.

Por lo general tendemos a abusar del desodorante tanto para no oler mal como para no transpirar, sin darnos cuenta del daño que le hacemos a nuestro cuerpo. El desodorante ideal debería ser aquel que controle la sudoración sin bloquear completamente la transpiración.

Los desodorantes más comunes y los que más utilizamos por lo general son anti-transpirantes; la principal diferencia entre estos dos, es que el desodorante únicamente controla el mal olor mientras que el anti-transpirante disminuye la cantidad de sudor bloqueando una de las funciones más importantes del cuerpo.

Existen distintas opciones naturales para combatir el mal olor de las axilas como:

  • Bicarbonato de sodio: el maraviloso bicarbonato de sodio, el cual últimamente se ha convertido en nuestro mejor aliado, es muy bueno disimulando e incluso eliminando los malos olores; sin embargo, en ocasiones puede dejar manchas en la ropa si no lo aplicas con cuidado.
  • Aceite de árbol de té: este aceite puede ser un gran aliado a la hora de disfrazar olores gracias a que funciona como antiséptico, bactericida y fungicida ayudando a eliminar las bacterias, además de que tiene un fresco aroma.
  • Piedra lumbre: este mineral es conocido por sus propiedades bactericidas, astringentes y cicatrizantes, mismas que ayudan a evitar el mal olor de forma efectiva y con una mayor duración.

Foto tomada de www.granvelada.com

A mi por ejemplo este último ha sido el que más me ha gustado y servido, aunque sí creo que se debe aplicar más de una vez al día, mínimo dos. Desde que lo descubrí, evito a toda costa utilizar cualquier tipo anti-transpirante que en lugar de provocarme un bien, a la larga termina bloqueando los poros y las glándulas.

Al principio, me costó trabajo hacerme a la idea de que sudar, no significa oler mal. Y no por que a la gente le parezca antihigiénico y desagradable que el sudar se note a través de la ropa, esto debe orillarte a utilizar productos que dañen tu cuerpo.

Si quieres colaborar con TheCucuRoom y ser parte de nuestro equipo, contáctanos vía Twitter @l0r3n4_gr o @briziaHA. No olvides seguirnos en Facebook,Twitter e Instagram. Y si te pareció interesante comparte, no sabes a quien le podrá servir.

Brizia Herrerías y Lorena García en The Cucu Room

Brizia Herrerías
Follow me

Brizia Herrerías

Amante nata de la ridiculez, despistada porque sí, snapchatera de corazón y yogui para no enloquecer. Amo a los perros con todito mi ser. Mi familia, mi soporte, fuente de amor bonito y de ganas de seguir siempre hacia delante, porque para atrás ni para coger impulso.
Brizia Herrerías
Follow me
Thoughts & Friends, el secreto mejor guardado del Mercado del Carmen
Modas de los 90's que hace poco odiabas y hoy vuelves a usar

One Reply to “Sudar no es tan malo como parece”

  1. […] que ponerte aceite de coco en las axilas funciona mejor que un desodorante común y corriente? ¿Te sudan y te huelen tan duro las axilas que levantar los brazos es el acto más arriesgado de tu día? Si […]

Deja un comentario