Etiqueta: bebés

¿Se puede ser feliz en un matrimonio sin hijos?

Daniel Alvarez

Daniel Alvarez

Apasionado por las buenas pláticas y los deportes, siempre busco el constante aprendizaje a través de un libro o viajando a donde apunte la chancla. Profesional en la industria logística pero incursionando en el mundo del marketing digital y relaciones públicas, en donde he encontrado una nueva pasión que incita mi creatividad.
Daniel Alvarez

Solemos creer que un matrimonio sin hijos no puede ser feliz, que está incompleto, pero ¿qué tan cierto es?

¿Se puede ser feliz en un matrimonio sin hijos?

La mayoría de nosotros hemos crecido escuchando a familiares y amigos que el tener hijos una vez que encontraste a tu media naranja es obviamente el siguiente paso en tu vida adulta. Pocas personas se atreven a pensar en algo diferente, y quien lo hace, generalmente no lo expresa por temor a ser tachado de egoísta o amargado(a). Generalmente se asume que una pareja feliz está “incompleta” si no ha procreado o no tiene planes de hacerlo, inclusive se le llega a ver con lástima sin realmente considerar cuáles son las verdaderas razones detrás de esa decisión.

Un estudio realizado por la aplicación de citas formales SweetRing reveló que hasta un 22% de sus usuarios expresaron su deseo de vivir con su pareja el resto de su vida sin necesidad de tener hijos, ya que es posible ser feliz disfrutando de muchas ventajas que eso significa.

Estas fueron las principales razones que expresaron los participantes del estudio por las que se puede ser feliz en un matrimonio sin hijos:

  1. Estabilidad económica porque hay dos ingresos de personas activas y sin la necesidad de gastar en nadie más que ellos mismos, generalmente alcanza hasta para varios lujos.

  2. Viajar más y tener mayor flexibilidad de horario para realizar actividades recreativas y deportivas.

  3. Menos estrés ya que al tener hijos, los padres suelen estar muy preocupados por sus hijos en todo momento.

    ¿Se puede ser feliz en un matrimonio sin hijos?

  4. Sexo más frecuente ya que no existe el desgaste físico de cuidar a los hijos además del trabajo, por otro lado, no hay nadie a quien despierte a mitad de la noche.

  5. Se tiene mejor salud al poder dormir mejor y no tener ese estrés extra.

  6. Romper ese mito que los hijos pueden unir matrimonios, aún en dificultades.

Otro estudio realizado en el Reino Unido con una muestra de más de diez mil personas analizó el modo de vida, así como la felicidad reflejada y expresada de cada participante y llegó a la conclusión que los abuelos y tíos suelen ser significativamente más felices que los padres.

En el 2009, el New York Times publicó que la calidad de un matrimonio o una relación de pareja es frecuentemente mejor antes de la llegada de los hijos, tomando en cuenta la convivencia diaria, satisfacción de pareja y tiempo que pasan juntos.

¿Se puede ser feliz en un matrimonio sin hijos?Evidentemente las parejas que deciden tener hijos y son felices con ellos tienen todo mi reconocimiento y respeto ya que no es tarea fácil y es algo admirable. Lo importante es respetar igualmente las decisiones de quienes aceptan que tener hijos no es para ellos, ya que es igual de válido. Siendo una decisión tan sensible, es fundamental hablarlo con tu pareja desde una etapa temprana de la relación ya que seguramente propiciará mucho de que hablar y ponerse de acuerdo.

Walter, te hará pensar sobre el aborto

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Walter, el bebé que ha creado conciencia entre las mujeres del mundo con respecto al aborto.

aborto

Foto tomada de f2photographybylexi.wordpress.com el blog de Lexi Fretz, madre de Walter

La semana pasada me topé con la historia de Walter Joshua Fretz, el bebé de 19 semanas de gestación que nació prematuramente y que su poco tiempo de vida fuera del vientre de su madre sirvió para que miles de mujeres alrededor del mundo cuestionaran su posición con respecto al aborto, y más importante aún, hizo desistir a muchas otras sobre interrumpir sus embarazos.

La lucha para legalizar el aborto comenzó varias décadas atrás, por lo que no es ninguna novedad, pero gracias a la ciencia y a los medios de comunicación, hoy en día tenemos un mayor conocimiento con respecto al embarazo y el desarrollo de un feto dentro del útero, y gracias a las imágenes de Walter hoy somos más conscientes de que un “producto” de 19 semanas es mucho más que un montón de células, es un ser humano.

Nunca he sido partidaria del aborto, pero al ver esta historia comprendí algo que me pareció importante compartirles. 

No creo que el aborto sea un derecho de la mujer, porque a pesar de ser su cuerpo no es su vida la que se interrumpe a través de él, pero me guste o no, legal o no, el aborto es una práctica recurrente que como sociedad debemos afrontar.

El verdadero debate sobre el aborto ya no está en pelear por una legalización o una penalización, está en hacer conciencia entre las mujeres que serán las que vivirán con las consecuencias de esa decisión por el resto de su vida. 

El aborto es una realidad que tenemos que aceptar como tal, su legalización no es lo malo, lo malo está en ofrecerlo como una opción ante un embarazo no deseado sin brindar la información necesaria y como si de sacar una muela se tratara.

El gobierno, la sociedad y especialmente las mujeres -y con mayor razón aquellas que han abogado por la legalización de esta práctica- estamos ante la responsabilidad de informar todo lo que un aborto puede significar, desde el aspecto físico hasta el emocional y, más importante aún, las implicaciones anímicas y psicológicas que trae consigo.

Cuántas mujeres que por quedar embarazadas a una edad temprana o por falta de recursos o porque sus parejas las abandonaron, entre muchas otras circunstancias que llevan a una mujer optar por el aborto, años después pueden toparse con una historia como la de Walter y de pronto darse cuenta que tomaron una decisión permanente bajo circunstancias momentáneas, que tomaron una decisión demasiado importante sin realmente ser consientes de todo lo que implicaba.

Me pongo en el lugar de estas mujeres y siento un nudo en la garganta ¿realmente vale la pena terminar con una vida porque no es el momento de traerla al mundo?

La respuesta para mí es clara, pero para muchas no lo será y es precisamente por eso que la verdadera lucha sobre el aborto hoy en día debe centrarse en el asesoramiento honesto y oportuno sobre el aborto y sus consecuencias a corto y largo plazo para ayudar a las mujeres a tomar una decisión consiente, y eso es exactamente lo que la historia de Walter a hecho, crear conciencia.

Si quieres saber más sobre Walter y sus padres te invito a visitar el blog de Lexi Fretz.

Gracias por leerme y compartir conmigo tu opinión sobre el aborto. No olvides seguir la actividad del blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

signature3a

La música como parte del desarrollo de tu hijo

Arancha Durán

Arancha Durán

Turistóloga por profesión pero viajera de corazón. Esposa y mamá primeriza, soñadora incansable, ferviente creyente del karma “eres lo que haces, eres lo que piensas”. Amante de la moda “low cost” y decoración “vintage”. Sin lugar a duda la palabra Amor encabeza mi vocabulario.
Arancha Durán

Latest posts by Arancha Durán (see all)

Ayuda al desarrollo de tu hijo amenizando tu vida con un poco de música.

Música y bebés

Cucu moms, ya estoy de regreso para contarles algunas novedades en el desarrollo de Alonso, ya hemos dejado atrás la etapa de bebé… Uy, lo escribo y me entra una nostalgia tremenda; pero la verdad cada etapa tiene su encanto y hay que disfrutarla al máximo.

Con un año y medio ya es un niño súper activo, inquieto por descubrir el mundo, todo le emociona desde una piedra pequeña hasta la luna y las estrellas; una etapa realmente mágica. Pero lo que más disfruta mi chiquitín es, sin duda, la música; he tratado que forme parte de su vida desde el embarazo y en verdad es cierto que amansa a las fieras, al primer berrinche en el coche, prendo el radio y ¡listo!, la fiera se acalla.

Aunque los niños se vuelven locos con las canciones infantiles, yo les aconsejo que durante trayectos en el coche y sobre todo en casa, pongan la música que a ustedes les guste, prueben con varios estilos y ritmos, sino acabarás de Cri-cri, Trepsi y Barney hasta la coronilla. Acostumbra a tu hijo a divertirse, bailar y calmarse con la música, descubrirás que pasas momentos realmente inolvidables con él.

Si bien es bueno que lo acostumbres a escuchar todo tipo de música, tampoco olvides por completo darle tiempo de escuchar canciones infantiles, ya que transmiten emociones que favorecen la creatividad y relajan al bebé, entre muchas otras cosas más. La música se ha convertido en un elemento indispensable para el desarrollo y educación del bebé. Además, la música para dormir es un elemento favorecedor del sueño.

En general, diferentes estudios y expertos coinciden en destacar que los estímulos musicales constituyen una especie de nutrición para el cerebro y que la sensibilidad que se desarrolla en el niño para la música puede tener efectos positivos sobre la concentración, atención y memoria.

Así que ya saben mamás, suban el volumen y a divertirte con sus bebés.Comparte conmigo tus dudas y comentarios. No olvides seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

signature7a

¡Mi hijo no come!

Arancha Durán

Arancha Durán

Turistóloga por profesión pero viajera de corazón. Esposa y mamá primeriza, soñadora incansable, ferviente creyente del karma “eres lo que haces, eres lo que piensas”. Amante de la moda “low cost” y decoración “vintage”. Sin lugar a duda la palabra Amor encabeza mi vocabulario.
Arancha Durán

Latest posts by Arancha Durán (see all)

¿Tu hijo no come? Consejos para lograr que la hora de la comida sea una auténtica pesadilla.

MI hijo no come

¡El niñ@ no quiere comer! ¡come muy poco! ¡sólo quiere leche! Estas son algunas de las frases y quejas más comunes de las mamás de bebés de alrededor del año de vida y yo no fui la excepción.

Soy de esas pocas mamás afortunadas que tienen un bebé realmente disfrutable, duerme toda la noche desde los 5 meses, nunca ha sufrido de cólicos y reflujos, cero enfermizo, siempre de buen humor, independiente y nada berrinchudo, pero -siempre hay un pero- no come nada, sólo leche a la que ama e idolatra.

Nuestra pesadilla empezó alrededor de los 10 meses, cuando un día el bebé decidió no comer nada salado, es decir, nada de verduras, ninguna proteína animal, ni nada que se le parezca, y así empezó la faena de la triste hora de comida: berrinches, vómitos, gritos, llantos, comida en el suelo, paredes y techo, que en el mejor de los casos acababa en el estómago del perro. Mamá mortificada porque el niño no se alimenta, malhumorada y desesperanzada porque ya trató todo lo humanamente posible para que el pequeño abra la boca sin éxito.

Fue entonces cuando decidí realizar una búsqueda y la respuesta llegó a mis manos con un libro maravilloso del pediatra español Carlos González, titulado “Mi niño no me come”. Es un libro realmente maravilloso que aporta información médica y especializada de la nutrición del niño y por supuesto da consejos para esta terrible etapa. Dentro de las cosas que aprendí, contrarias a las creencias populares son las siguientes:

  • Los bebés no crecerán ni llegarán a ser adultos más altos y corpulentos por la cantidad de comida y nutrientes que ingieran en esta etapa. Todo esto se lleva en la información genética que cada uno traemos desde el momento de la concepción. Solamente no creceremos de acuerdo a nuestra genética si se cuenta con niveles de desnutrición infantil severos, como se pueden ver en poblaciones de pobreza extrema como en África y países en vías de desarrollo.
  • Las porciones de un bebé son muy diferentes a lo que nosotros como adultos creemos que es mucho o suficiente, sólo tu hij@ sabe lo que necesita, por lo que irás conociendo cuando es mucho, poco y suficiente para él.
  • No insistas, el método que propone el Dr. González, es presentar una charola de alimentos, parecido a lo que el resto de la familia come habitualmente y dejar que el niño empiece a familiarizarse con los diferentes tipos de alimentos. De ser posible, desaparece en ese momento para que el bebé no se sienta presionado, poco a poco llevará los alimentos a su boca.
  • Procura presentar una charola de alimentos bien balanceada: verduras, proteína, carbohidratos, cereales, etc. Habrá alimentos que el niño prefiera más que otros, sin embargo, aunque no coma el resto de los alimentos, sabrá que existen y que en algún momento los deberá comer.
  • Si no come nada de la charola, pero tenías pensado darle postre como yogurth o fruta, dáselo normalmente, no hagas del postre un premio o castigo.
  • Procura darle de comer al bebé en su silla o mesa, no persigas al bebé por toda la casa para darle de comer, el bebé debe de tener un horario y lugar establecido para las comidas.
  • Que el tiempo no sea interminable, presenta la charola de alimentos dale 20 minutos y continúas con el postre, después sigue con las actividades normales del bebé, no lo tengas sentado por horas hasta que pruebe o termine el plato, deberás de hacer que las comidas sean una actividad normal como la hora de juegos o de dormir.

Todavía no puedo decir que he triunfado con la alimentación de mi hijo, ya que sigue sin comer muchísimas cosas entre ellas la proteína animal, pero les puedo decir que la hora de la comida ya no es una pesadilla y poco a poco ha ido incorporando nuevos alimentos a su dieta.

Espero que estos consejos les sean de utilidad a todas las mamás que nos siguen y nos leen. No olviden compartirnos sus consejos y comentarios.

Puedes seguir la actividad del blog en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

signature7a

A %d blogueros les gusta esto: