Etiqueta: millennials

¿Qué es más importante para ti, el trabajo, el sexo o la tecnología?

Daniel Alvarez

Daniel Alvarez

Apasionado por las buenas pláticas y los deportes, siempre busco el constante aprendizaje a través de un libro o viajando a donde apunte la chancla. Profesional en la industria logística pero incursionando en el mundo del marketing digital y relaciones públicas, en donde he encontrado una nueva pasión que incita mi creatividad.
Daniel Alvarez

El trabajo, el sexo y la tecnología compiten por nuestra atención día a día ¿cuál llevará la delantera?

Sexo trabajo o tecnología

A simple vista la respuesta a esta pregunta parece obvia, a todos nos gusta el sexo y debería ser algo primordial y cotidiano en nuestra vida para mantenernos saludables. Desafortunadamente, varios estudios han demostrado que, durante los últimos 17 años, es decir a partir del nuevo milenio, la cantidad de relaciones sexuales en pareja promedio alrededor del mundo ha disminuido de casi 2 ocasiones por semana a 1.5 únicamente (en México es 1.7).

Por un lado, se menciona que una de las razones es por el aumento de las horas en promedio trabajadas diariamente (tomando en cuenta los días y horas trabajadas en un año), por ejemplo, en México ha pasado de 8 a 9 horas al día, en Estados Unidos de 7.5 a 8 y más dramáticamente en Asia, que ha pasado de 8.5 a casi 10 horas. Por otro lado, se considera que la existencia de múltiples formas de entretenimiento, como las plataformas de películas y series en “stream” o adicción a redes sociales también son un factor importante.

Un estudio realizado por la aplicación de citas casuales de moda JustDating señaló que el 48% de sus usuarios aseguraron sostener algún encuentro íntimo con alguien que conocieron por internet. Además, indicaron cuáles eran las actividades clave para mantener una vida sexual sana y activa;

  1. No llevar el trabajo a la casa

  2. Tratar de tener sexo de 2 a 3 veces por semana. Esto te pondrá de buen humor y serás más productivo en el trabajo.

  3. Experimentar algo nuevo en la cama al menos una vez al mes.

  4. No esperes a que el hombre tome la iniciativa, da igual quién empiece.

  5. Hablar abiertamente con tu pareja qué te gusta y qué no, no es bueno asumir.

Una de las ventajas de los países latinoamericanos, es que somos una cultura más afectuosa y somos más propensos al coqueteo y al contacto físico, como abrazos y besos al saludar y despedirnos, etc. lo cual difiere  mucho de culturas anglosajonas, escandinavas y asiáticas. También existe una fuerte relación entre el buen clima soleado de los países con la cantidad de interacciones sexuales de sus habitantes.

Actualmente existen posturas extremas en distintas regiones alrededor del mundo, por ejemplo, en algunos países asiáticos, en los cuales se busca fuertemente incrementar la tasa de natalidad, han empezado a implementar medidas como reducir las horas laborales para promover e incentivar las relaciones sexuales.

En cambio, la mayor parte de Europa sigue educando y facilitando múltiples opciones de métodos anticonceptivos a su población para que elijan con mayor libertad, ya que aumentar la tasa de natalidad no es una prioridad en este momento, especialmente después de la gran crisis migratoria que se presentó recientemente.

Así que ya lo sabes, tener una buena vida sexual trae muchos beneficios y ahora te toca a ti contribuir a subir la estadística en nuestro país .

Los millennials, una generación de desertores

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

¿Qué es lo que lleva a los millennials a abandonar sus trabajos y proyectos de emprendimiento? ¿Es todo culpa de las empresas? 

Los millennials, una generación de desertores

Imagen tomada de apertura.com

Una vez más, esta nota comienza en una tarde de café con unas amigas en la que una de ellas nos contaba sobre algunos chavitos que trabajan en su oficina y de lo sorprendida que está de como siendo de la misma generación, los miembros más jóvenes han llegado muy lejos en su comportamiento laboral. 

Las tres que estábamos en la mesa somos parte de la generación del milenio, pero eso no nos impidió coincidir en que algo que caracteriza a muchos profesionales de nuestra generación es la pérdida de lo que comúnmente se llama sentido de responsabilidad, en gran medida, provocado por el ritmo de vida a gran velocidad que tenemos. 

No es necesario recurrir a miles de estudios, artículos y estadísticas, basta con voltear a nuestro alrededor para notar que el abandono voluntario de trabajos y emprendimientos en nuestra generación es increíble, el millennial promedio, a los 25 años, ya suma 3 o 4 trabajos en los que su estancia no es mayor a un año.

Querer mejores condiciones de trabajo, más libertades, empresas menos rigoristas y mayores oportunidades de crecimiento, son algunas de las cosas que lo millennials buscamos y me parecen excelentes, y  aunque la gran mayoría de los estudios sobre deserción laboral apuntan a las empresas como principales responsables acusándolas de no llevar un proceso de modernización más rápido, a mi me parece que el problema no está solo en ellas.

Nuestra generación vive de prisa, los planes a largo plazo implican un periodo menor a un año, y aunque las empresas intenten adaptarse a esta frenética necesidad de cambio, hay objetivos que implican un proceso de dos, tres o hasta cinco años y pues no, no solemos tener la paciencia para esperar. 

En nuestra generación todo lo queremos para ayer. Algunos no han terminado de adaptarse a un trabajo cuando ya quieren el puesto directivo; emprenden y quieren un negocio exitoso en cuestión de meses; abren un canal de YouTube y quieren tener la vistas de Yuya al tercer video; en pocas palabras,  crean expectativas demasiado grandes a corto plazo y cuando ven que las cosas no son tan rápidas como esperaban, simplemente desertan. 

Otra de las razones más comunes para el abandono de un trabajo es la mala relación con jefes o figuras de autoridad. Es verdad que muchas veces quienes están en los puestos más altos carecen de liderazgo y son producto de los malos sistemas de selección internos de las empresas, pero aquí también interviene el factor generacional, ya que, un problema puntual que denuncian muchas organizaciones sobre la contratación de millennials es, en pocas palabras, su sentido de superioridad.

Lo sabemos todo, somos los mejores en lo que hacemos, nadie puede enseñarnos nada, no necesitamos experiencia porque nacimos con ella. Y es aquí donde está el segundo gran error, cuando no hay humildad ni ganas de aprender, se cometen más errores, los problemas crecen, la situación se complica hasta el punto en que desertar es el camino más fácil. 

El constante abandono de trabajos y proyectos, no sólo genera una inestabilidad económica y profesional, el mayor problema es que esto se convierte en un estilo de vida, en una especie de modus operandi que ayuda a la pérdida del sentido de compromiso y responsabilidad a largo plazo.

En el mundo millennial, las prioridades son moneda de cambio, se apuesta todo por algo y a la primera complicación, simplemente se huye. La falta de sentido de responsabilidad, la prisa por vivir, mezclada con el sentido de superioridad que nos hace creer que tenemos derecho a todo, es la combinación perfecta para un desastre.

signature-marimar

11 razones por las que odias Snapchat y a los snapadictos

Marimar Durán
Follow me

Marimar Durán

Mi cabeza es un caos de ideas que solo logran acomodarse cuando escribo, es ahí, en donde del caos, nacen las estrellas.
Marimar Durán
Follow me

Mientras todos a tú alrededor son adictos expertos en Snapchat, tú simplemente lo odias.

11 razones por las que odias Snapchat y a los snapadictos

Foto tomada de www.glamour.mx

Snapchat es una red social que poco a poco ha ido ganando usuarios y aunque no es la red más popular, tiene una característica increíble: la gran mayoría de sus usuarios son snapadictos.

Quienes abrieron Snapchat desde hace un par de años y lograron familiarizarse con la aplicación, han sido testigos de la evolución que esta red ha tenido gracias a los oportunos cambios que le han hecho y que la han vuelto demasiado atractiva para propios y extraños.

Para los que somos primerizos o no estamos muy adaptados a Snapchat, hay algunas cosas que nos pueden resultar odiosas:

  1. Pasas tiempo intentando entender cómo funciona y simplemente no lo logras.

  2. Nada es claro, y eso de que desaparezcan los videos lo hace muy extraño.

  3. Facebook e Instagram están inundados de fotos con efectos snapchateros recordándote que tú no sabes ni por dónde empezar.

  4. A donde vayas siempre hay gente haciendo caras ridículas frente a su celular.

  5. En las fiestas nunca falta el amigo snapchatero al que se le ocurre grabar a todos a su alrededor.

  6. Compartir cada momento de su vida en video, es un asunto de suma importancia para ellos.

  7. Y hacer un Snapchat siempre es una buena razón para interrumpir cualquier cosa por importante que sea.

  8. Salir con un amigo snapadicto sin ser grabado por sorpresa, es prácticamente imposible.

  9. Y salir con varios es aún peor, pasan horas frente a los celulares haciendo caras y carcajeándose mientras tú los observas esperando que terminen.

  10. Simplemente no entiendes porque algo que a ti te parece aburrido a ellos les gusta tanto.

  11. O mejor dicho, como ellos pueden entender el uso de la aplicación y tú no.

Dicen por ahí que cuando no puedes contra el enemigo debes unirte a él. Así que tal vez, al igual que yo, debas pedirle ayuda a un snapadicto que te asesore y te unas a la moda snapchatera, por su puesto, sin volverte un adicto.

Gracias a @rolandogelizal y a @briziaha por su paciencia y enseñanzas.

Gracias por leerme y seguirme en Twitter e Instagram… y en Snapchat (@marrrrrimar) 😉

signature3a
A %d blogueros les gusta esto: