Viajar como antidepresivo

¿Nunca has sentido como que te quitan las ganas de todo mientras tu mejor amiga se vuelve tu almohada y la calle se ve demasiado terrorífica, el sol parece que brilla demasiado, tanto que prefieres quedarte en casa?

Viajar como antidepresivo

Tuve una experiencia que me hizo toparme con esa parte desagradable del ser humano. Esa experiencia que tuvo Marina Abramovic en su experimento, en el cual comentó, después de seis horas de dejarse hacer todo lo que el público quisiera, que “si se deja la decisión al público, te pueden matar”; bueno, viví una experiencia emocional casi tan desagradable como la de Marina.

Después del día dieciocho, una de mis mejores amigas decidió hacer una intervención, consideró que era hora de dejar mi almohada como esponja y que debía salir de mi letargo para retomar la vida, porque como dicen por ahí  “no importa qué tan roto esté tu corazón, el mundo no se detendrá para curarlo.” – Faraaz Kazi.

Nos fuimos a #PuertoVallarta y no sólo tuve la fortuna de irme con ella, sino de que otro amigo nos acompañara, platicamos, me escucharon, fuimos a cenar, recordé como reír y el sonido de mi risa y cómo hacer reír a otros. Al llegar a Vallarta pasamos horas platicando hasta que nos quedamos dormidas. Pasamos todo un día frente al mar, platicando, mientras el mar, con su sonido en conjunto con el viento, se llevaron todo eso que no necesitaba.

Hicimos una breve escala por #NY, comimos en un restaurante italiano, casamos un montón de #Pokemons en #TimesSquare, hicimos algo de shopping y a dormir. Después de eso, la vida ya no sólo era esa escala de grises, sino comenzó a tener también esa gama de colores brillantes que a todos nos gusta. Descansé y me tomé un día para pensar en todo eso que el mar me ayudó a mover.

A los dos días dejé todo el desorden de mi vida y retomé un viaje que tenía a las Vegas con mis amigas, al cual tenía un poco de dudas de ir, ya saben, el dinero, la situación, todo, afortunadamente una de mis personas favoritas me convenció en ir diciéndome:

” Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar.

  Si algo malo te pasa, viaja para olvidar.

  Si nada te pasa, viaja para que algo te pase”.

Y así fue como emprendí mi aventura a las Vegas y regresé para seguirles escribiendo a ustedes.

Alitzel Nangucé en The Cucu Room

Alitzel Nangucé
Follow me

Alitzel Nangucé

Amante del verde, de reír, del mundo, curiosa por naturaleza lo que me lleva a investigar y que mejor para descubrirlo que diferentes formas, lectura, arte, culturas, personas, nunca pierdo la capacidad de asombro.
Alitzel Nangucé
Follow me

Latest posts by Alitzel Nangucé (see all)

Los Mariners pelean por el comodín de la Americana
Remontada mágica del Madrid frente al Sporting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: